Un gran viaje hasta el fin del mundo: la ruta 3, de Buenos Aires a Tierra del Fuego

Publicado por Clarin, un imperdibles de un recorrido por la Ruta Nacional 3 desde Buenos Aires hasta bahía Lapataia. Más de 3.000 km de llanura, meseta y montañas, siempre cerca del mar.

597
Entre Puerto Madryn y Trelew hay casi 60 km de autovía, aunque la obra nunca se terminó debidamente.

“Voy a tomar la ruta 3, una mañana para no volver”, cantaba hace años Celeste Carballo. Claro, hablaba de ir hasta su pueblo, Coronel Pringles. Ahora, imagine que la acompaña hasta allí pero decide seguir por esa misma Ruta Nacional 3 hasta donde termina. Recorrería más de 3.000 kilómetros atravesando la Pampa húmeda y la meseta patagónica; admiraría el majestuoso paisaje del océano Atlántico acariciando playas de arena y piedra; disfrutaría del espectáculo de ballenas, pingüinos, orcas y lobos marinos y miles de aves; y cruzaría sobre anchos ríos como el Colorado, el Negro, el Chubut y el Santa Cruz.

Además, tomaría un ferry para surcar las aguas del Estrecho de Magallanes, y en Tierra del Fuego cruzaría la Cordillera de los Andes (es la única ruta argentina que cruza la Cordillera y permanece en el país). Atravesaría Ushuaia, ingresaría al Parque Nacional Tierra del Fuego y llegaría a bahía Lapataia, entre montañas, bosques de lengas y castores.

Allí bajaría del auto y, por supuesto, se tomaría una foto con ese famoso cartel de madera que en letras amarillas anuncia: “Aquí finaliza la Ruta Nac. Nro 3. Buenos Aires, 3.079 km; Alaska, 17.848 km”.

Amanecer en la 3, entre Chubut y Santa Cruz (PB/Viajes) 

 

La ruta 3, la segunda más larga de la Argentina -luego de la 40-, atraviesa cinco provincias: Buenos Aires, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego. Y sumando ese tramo en Chile -por otras rutas, claro- necesario para cruzar el Estrecho de Magallanes, propone un viaje inolvidable de más de 3.200 km. Aquí vamos.

Buenos Aires: km 0 a 963

Como toda ruta nacional, la 3 se inicia oficialmente en el “km 0”: Plaza Congreso. Aunque su verdadero comienzo podría situarse en la avenida General Paz, en el ingreso a la provincia de Buenos Aires. Un comienzo sencillo, como una simple avenida ancha, de tres carriles por mano, continuación de la avenida Juan B. Alberdi. Aquí se llama “Av. Brigadier Gral. Juan Manuel de Rosas”.

en el Gran Buenos Aires, la ruta 3 es una avenida.

Casas bajas, modestas; algún que otro edificio, doble línea amarilla en el centro; colectivos, mucho tránsito. Nada la diferencia de tantas otras avenidas del GranBuenos Aires.

A 3,6 km de la Gral. Paz inicia un tramo renovado, con carriles de Metrobus y paradas iluminadas, asfalto, pintura y señales nuevas. Es el Metrobus La Matanza, que va por el centro de la ruta 3 a lo largo de 16 km, con 17 estaciones que utilizan 20 líneas de colectivos.

El metrobus La Matanza tiene 17 estaciones sobre la ruta 3 (Silvana Boemo)

A 11 km de la Gral. Paz está el predio del Aero Club Argentino, tercera institución aérea en el mundo, fundado en 1908 nada menos que por Jorge Newbery. Si tiene algunos años tal vez recuerde un famoso cartel que estaba sobre la ruta a la altura del Aeródromo del Aeroclub Argentino, en Gregorio de Laferrere, que decía “Argentino, aquí nacieron las alas de tu patria, salúdalas”.

Poco más adelante la 3 se cruza con “Gral. Rojo”, que es el nombre de la ruta 21, que corre junto a las vías del ferrocarril Belgrano Sur. Cruce sobre la ruta y sobre las vías y siga por Rosas, que se transforma en autovía: tres carriles para el norte, tres carriles para el sur y colectoras.

Así sigue cuando cruza sobre el arroyo Morales e ingresa en Virrey del Pino, un tramo de 13 km en los que la ruta poco a poco se va despoblando, asomándose al campo. Un breve paso por una esquinita de Marcos Paz y llega el partido de Cañuelas: empieza el verde. Poco más adelante, en el cruce con las rutas 6 y 205 hay un rodeo raro -esta parte está igual que hace mil años, a paso de hombre- para circundar Cañuelas por el este y seguir rumbo sudoeste.

Entre Monte y Las Flores se está construyendo (a paso lento) una autovía (Infocielo.com)

Entra al partido de Monte y luego de cruzarse con la 41, llega a la ciudad de San Miguel del Monte, a orillas de la laguna y con el rancho de Juan Manuel de Rosas, reconstruido, para visitar. La 3 hace un par de codos, rodea la Laguna de las Perdices y se interna en la llanura pampeana hacia Las Flores y Azul​. En el tramo entre Monte y Las Flores se está transformando en autovía, y dicen que estas obras, cuando estén terminadas, permitirán ahorrar hasta una hora para los 20 mil vehículos que recorren diariamente este sector.

La ciudad de Azul, con su catedral gótica sobre la plaza San Martín y sus jornadas cervantinas, amerita una parada: ya habrá recorrido poco más de 300 km, casi 10% del viaje. Cerca, Olavarría y Sierras Bayas aportan la aventuras y sierras, y el cruce con la ruta 226 tienta con desvíos a Tandil, Balcarce o Mar del Plata.

La 3 cerca de Azul. Aún faltan casi 2.900 km para Ushuaia (Lucas Scherer – Google Maps)

Pero no, seguimos por la 3, que va rumbo sudoeste y pasa rozando Benito Juárez. Consejo: desvíese unos 55 km por rutas 86, 74 y 80 y disfrute de los paisajes y actividades de Barker y Villa Cacique, entre sierras.

La 3 sigue al sur, pasa por Adolfo Gonzáles Chaves y luego por Tres Arroyos​, ya cerca de las playas sureñas de Buenos Aires: Claromecó está a menos de 70 km. Y más adelante, aún más cerca: desde Coronel Dorrego son 38 km hasta Monte Hermoso, uno de los principales balnearios del sur de la provincia.

La ruta cerca de Tres Arroyos (Google Street View)

Entonces, luego de cruzar el río Sauce Grande, estará ya en los alrededores de Bahía Blanca​, la principal ciudad de todas las que atraviesa la 3, que por aquí está convirtiéndose en autovía en su rodeo de Bahía por el sur.

Y entonces, se podría decir, empieza la verdadera aventura. Porque luego de pasar Bahía Blanca, la ruta ingresa en los paisajes llanos y desolados del sur de la provincia de Buenos Aires; que aunque políticamente no forman parte de la Patagonia, se le parecen mucho. Y más desolados aún porque la mayoría de los vehículos que van hacia el sur toman otro camino desde Bahía: la ruta 22 al oeste y la 251 al sur. Esa vía se une con la 3 cerca de Las Grutas, y ahorra unos 50 km a los viajeros.

Pero aquí nos mantenemos fieles a la 3, hasta el fin. Sobre todo porque en la “pata” sur de la provincia de Buenos Aires, la ruta va paralela a las vías del ferrocarril y pasa por interesantes pueblos que, en su época, nacieron con el tren y con la expansión territorial: Mayor BuratovichHilario Ascasubi, Pedro Luro -a orillas de la laguna La Salada- VillalongaStroeder. Luego, a la altura del lago Sal del Algarrobo, bien podríamos tomar un camino de tierra a la izquierda: 75 km hasta José B. Casas, luego cruzar las vías y seguir otros 37 km hasta Bahía San Blas, un humedal que es reserva natural y un paraíso para pescadores.

Carmen de Patagones, la ciudad más austral de la provincia de Buenos Aires, con un casco histórico colonial.

Pero volviendo a la 3, poco más adelante hay una parada ineludible: Carmen de Patagones, que conforma casi una misma ciudad junto con Viedma, justo enfrente, cruzando el río Negro. Patagones es la ciudad más austral de la provincia de Buenos Aires, fundada en 1779, y conserva un hermoso casco histórico de calles empedradas que fue declarado “Poblado Histórico Nacional”.

Río Negro: km 963 a 1.305

Al cruzar el río Negro, ingresará formalmente a la Patagonia. Viedma tiene un perfil más moderno y muchos más habitantes que su vecina de enfrente, y a 30 km al sudoeste, un hermoso escape: el balneario El Cóndor, junto a la desembocadura del río Negro y donde nace un gran recorrido costero: el de la ruta 1, que va hasta San Antonio Este, pegadita al mar y sobre acantilados.

El balneario El Cóndor está a 30 km de Viedma.

Pero esta nota es sobre la ruta 3, así que por ella seguimos. Allí donde se junta con la 251 hay una rotonda; una de las salidas lleva a San Antonio Oeste y, un poco más hacia el sur, a Las Grutas, el principal balneario de la Patagonia y elegido recientemente “mejor playa de la Argentina” en una encuesta. Bien puede pasar una noche en el lugar, cenar un buen pescado y descansar con el arrullo del mar, para volver al camino al otro día.

Porque el camino sigue con rectas larguísimas a través de la estepa. Son 120 km hasta Sierra Grande, el pueblo que surgió gracias a las cercanas minas de hierro, estuvo a punto de desaparecer y luego resurgió parcialmente de la mano de inversiones chinas. Puede hacer un tour minero y luego hacer 30 km para relajarse al sol en Playas Doradas, incipiente balneario cuyo nombre se debe a los reflejos que producen los minerales que contienen la arena.

Chubut: km 1.305 a 1.851

Se vienen otros 120 km por la estepa desértica: grandes rectas, cielos infinitos, el ingreso a la provincia de Chubut al cruzar el río Verde, y unos km más adelante, un cruce de ruta importante: hacia la izquierda -viniendo desde el norte, como en este viaje imaginario-, la ruta provincial 2 lleva al istmo Carlos Ameghino, ingreso a Península Valdés, un imperdible del camino.

Visite el centro de interpretación y siga hasta Puerto Pirámides​, con su mansa playa desde donde parten las excursiones de observación de ballenas entre mayo y noviembre, y de delfines en verano. También es recomendable “dar la vuelta” a la península pasando por Punta Delgada, Punta Norte y la estancia San Lorenzo, con su pingüinera.

Entre mayo y noviembre, las ballenas francas australes dan un gran espectáculo en torno a Península Valdés

La siguiente escala es otro obligado: Puerto Madryn, a orillas del golfo Nuevo, una moderna ciudad con todos los servicios, un paisaje espectacular y de todo para ver y hacer. Ballenas, delfines, lobos marinos, pingüinos, un impecable Ecocentro, el Museo del Desembarco de los galeses, kayak, mountain bike y claro, buceo. Porque Madryn es la Capital Nacional del Buceo, así que no deje pasar la oportunidad de sumergirse en sus aguas y hacer snorkel con lobos marinos. Si quiere descansar bien luego de los casi 1.350 km que habrá recorrido, en Madryn tiene hoteles varios, incluso 5 estrellas, además de hoteles de campo, como en el faro de Punta Delgada o en Punta Ninfas.

Entre Puerto Madryn y Trelew hay casi 60 km de autovía, aunque la obra nunca se terminó debidamente.

Pero de vuelta al auto, que hay que seguir porque aquí hay mucho para ver. Son 60 km de autovía -“casi terminada” desde hace años- al sur de Madryn para llegar a Trelew, con dos buenas escalas: una en el museo paleontológico Egidio Feruglio, uno de los más importantes de su tipo en el país, y la otra, en el histórico hotel Touring Club, inaugurado en 1926 y que hospedó a personajes como Julio Argentino Roca, Saint-Exupéry y Juan Manuel Fangio, entre otros. Además, se visita la habitación donde se alojaron los legendarios bandidos Butch Cassidy y Sundance Kid.

De Trelew hay dos desvíos que valen la pena. Uno hacia el oeste, por la ruta 25, hacia las colonias galesas de Gaiman (a 17 km) y Dolavon (a 35). El otro, hacia el este, a Rawson Playa Unión, justo al norte de la desembocadura del río Chubut, donde atracan muchos pesqueros. Aproveche para comprar pescado fresquísimo, porque hay que regresar a la ruta; al tramo que muchos definen como “la verdadera ruta 3”: recta, desolada, ventosa, a través de la estepa.

Pero tranquilo, que hay cortes en la monotonía: 60 km al sur de Trelew tendrá que hacer otro desvío: a la izquierda sale la ruta provincial 75, que se une con la 1 y lleva a Punta Tombo, una de las mayores colonias continentales de pingüinos de Magallanes. Las parejas llegan cada año para anidar y tener crías, y en verano puede haber hasta un millón de ejemplares.

Pingüinos y un guanaco en Punta Tombo (Daniel Feldman/Diario Jornada)

De aquí al sur, dos opciones: seguir por la ruta provincial 1, de ripio, o regresar a la 3 para luego volver a desviar. La segunda opción es más larga -250 km- pero con la mayor parte de asfalto. Como sea, la escala que sigue debe ser Camarones, un pequeño pueblo costero de belleza sorprendente, al igual que sus historias. Como la que cuenta el Museo de la Familia Perón, en la casa en que vivió el ex presidente cuando era niño. O el antiguo almacén de ramos generales Casa Rabal, que inauguró en 1901 y sigue funcionando en el mismo edificio de chapa acanalada.

En Camarones comienza el tramo de la 3 bautizado como “Ruta Azul”: mil kilómetros cerca del mar pasando por reservas, parque nacionales, ciudades, pueblos, puertos e historias. Desde Camarones, bien podría hacer 85 km por la provincial 1 -de ripio- para llegar a Bahía Bustamante, un tesoro casi desconocido:un pueblo mínimo que nació en la década de 1950 por la recolección de algas y hoy es centro del Parque Interjurisdiccional Marino Costero Patagonia Austral, que protege una gran biodiversidad porque numerosas especies llegan aquí para alimentarse y reproducirse. Y con fantásticos paisajes.

Vuelva a la 3 y maneje hasta Comodoro Rivadavia, Capital Nacional del Petróleo y principal ciudad de este recorrido patagónico. Pocos km antes, descenderá de la meseta al nivel del mar a través de las curvas y contra curvas del cañadón Ferrarys: cuidado, porque hay autos, camiones -la mayoría petroleros- y bastante viento, todos a altas velocidades.

La historia de Comodoro, y del petróleo en la Argentina, se puede conocer en el Museo Nacional del Petróleo, en Km 3 o Barrio Gral. Mosconi, en torno al famoso “Pozo Nro. 2”, donde el 13 de diciembre de 1907 se halló petróleo. Con 300.000 habitantes y varios hoteles y restaurantes, la ciudad es un buen lugar para un alto en el camino.

Pasando Comodoro, a unos 12 km está la villa Rada Tilly con su hermosa playa de arena, y allí la ruta inicia su tramo más cercano al mar: hay sectores en los que casi se mojan las ruedas;apenas unos metros de playas de ripio separan al mar de la ruta.

Santa Cruz: km 1.851 a 2.665

Esta parte, entre Rada Tilly y Caleta Olivia, se está transformando en autovía desde hace años: si alguna vez se terminará, es un misterio. Por ahora, ruta doble mano y baches. Ojo, no se distraiga mirando el mar.

Obras eternas para transformar en autovía el tramo de menos de 70 km entre Rada Tilly (Chubut) y Caleta Olivia (Santa Cruz). Shutterstock

Llega Caleta Olivia con su Gorosito -monumento al trabajador petrolero-, y luego el mar se aleja por un rato. A 90 km de Caleta, el cruce con la ruta 281 obliga a un desvío algo largo pero imprescindible. Lleva a Puerto Deseado, una joya que las multitudes aún no invaden. Visite el puerto y la antigua estación de tren, y haga las excursiones a la ría Deseado -maravilla que fascinó al mismísimo Charles Darwin- y a la Isla Pingüino, con una colonia de pingüinos penacho amarillo junto al faro abandonado.

Cuando regrese a la 3, poquito más al sur habrá que desviar nuevamente. Esta vez a la derecha, por la ruta provincial 49, hasta el Parque Nacional Bosques Petrificados de Jaramillo. Senderos entre enormes troncos de árbol petrificados, en un terreno cubierto por millones de astillas de piedra. Fenómeno geológico + paisaje hipnótico.

Entre Rada Tilly y Caleta Olivia, la 3 va pegada al mar (PB/Viajes).

La 3 sigue, solitaria, por la estepa desolada, hasta el remanso de Puerto San Julián, ciudad de gran importancia en la historia de la Patagonia, entre otros hechos, porque en marzo de 1520 arribó a sus costas una expedición en busca de un paso por el sur de América. Era nada menos que la de Fernando de Magallanes y sus cinco naves, entre ellas, la Nao Victoria, que se convertiría en la primera en dar la vuelta al mundo.

Disfrute de su réplica y la hermosa costanera de la ciudad y vuelva al auto para seguir al sur: la 3 se aleja un poco del mar para sortear el ancho estuario del río Santa Cruz y cruzarlo en Comandante Luis Piedrabuena, un oasis verde con el honor de ser la localidad más antigua de la provincia: se fundó en 1859.

La espectacular réplica, en Puerto San Julián, de la Nao Victoria, que ancló en el lugar con la expedición de Fernando de Magallanes (Turismo San Julián).

Consejo: 7 km al sur, desvíe hacia el este por la ruta 288 para visitar Puerto Santa Cruz, a orillas del estuario del río. Es la segunda ciudad más antigua de la provincia, fundada en 1879 por el comodoro Luis Py, donde siglos antes anduvo Magallanes y, en 1832, la nave HMS Beagle al mando de Robert Fitz Roy, y entre sus tripulantes, Charles Darwin.

De vuelta en la 3, unos 20 km al sur de Piedrabuena, otro stop: el Parque Nacional Monte León, primer parque nacional costero-marino del país, creado en 2004. Un espectacular escenario de estepa, mar, playas e islas como Monte León, que en el siglo pasado fue el sitio de mayor extracción de guano en el país, y donde hoy nidifican cormoranes imperiales, gaviotas grises y cocineras. Camine el Sendero Pingüinera y asómese al mirador Cabeza de León. Y vaya atento, porque suelen verse liebres, guanacos, choiques y hasta pumas.

Viene otro tramo largo y recto: 200 km por la estepa hasta Río Gallegos, capital de Santa Cruz. Se impone una parada en esta ciudad -de casi 100 mil habitantes- a orillas de una ancha ría. Yotro ineludible: tome la provincial 1 y visite la reserva Cabo Vírgenes, con su antiguo y hermoso faro y una pingüinera donde de octubre a abril pueden verse más de 150.000 pingüinos de Magallanes. De yapa, se saca una foto con el cartel del “km 0” de la Ruta 40. Cerquita, el faro de Punta Dungeness (Chile) marca el extremo sur del continente.

Tierra del Fuego: km 2.665 a 3.079

Para seguir fiel a la 3, hay que cruzar a Chile. Desde Río Gallegos son 67 km hasta el Paso de Integración Austral, pasando la reserva provincial Laguna Azul, en un espectacular cráter volcánico. Ya en Chile, hechos los trámites aduaneros, la ruta continúa con otro nombre. O mejor dicho, con otro número: se convierte en la ruta 55, que hay que desandar por 39 km hasta encontrarse con la 257, que al ratito nomás, se hunde en el Estrecho de Magallanes: es Punta Delgada, desde donde parten los ferries que cruzan autos, personas, motos, bicis y camiones a la isla de Tierra del Fuego​.

Uno de los ferries que cruzan el Estrecho de Magallanes hacia Tierra del Fuego desde Punta Delgada, Chile (Shutterstock

El cruce dura unos 20 minutos en los ferries de Transportadora Austral Boom (Tabsa), que parten cada 35 minutos. Un buen momento para relajarse y disfrutar con un cafecito en la cubierta del barco, porque al desembarcar ya estará en la isla de Tierra del Fuego, aunque aún queden varios km por rutas chilenas para volver a la 3: para ser exactos, 148 km si toma la Y-79 hasta el paso San Sebastián, y 165 km si va por la Y-79 y la 257.

En cualquier caso, en el paso San Sebastián volverá a la Argentina, y a 10 km pasará por el puesto de Aduana y Migraciones, una estación de servicio e instalaciones de Gendarmería. Y sí, volverá a la ruta 3, que viene desde el norte de la isla pegadita al mar y así hasta Río Grande, la ciudad que creció al calor de los yacimientos de hidrocarburos y luego por la promoción industrial. Y si le gusta la pesca, sepa que el río Grande es una de las “mecas” del país, con exclusivos lodges que reciben a extranjeros. Ah, y no pase por la ciudad sin visitar la Misión Salesiana y el cabo Domingo.

Unos kilómetros después de Río Grande, la ruta va penetrando en los bosques de lenga del sur de TIerra del Fuego (Shuttersotck).

Y al sur, siempre al sur: la ruta mira el mar abierto por última vez antes de que el terreno comience a ondularse: va dejando atrás la árida meseta para adentrarse en territorio precordillerano, y poco a poco los bosques de lengas se hacen más tupidos. Ya en Tolhuin, penúltima población que toca la ruta, las montañas se elevan y los bosques abundan, así como los lagos. La 3 pasa a orillas del inmenso y ventoso lago Fagnano y lo rodea por su orilla sur, ya relojeando las nieves eternas de los Andes. Entre montañas, pasa junto al lago Escondido -atenti, que no se ve tan fácil- y llega al Paso Garibaldi, el punto más alto de toda la ruta: 450 msnm. Es el cruce de la Cordillera, ¡foto!

Paso Garibaldi

Al otro lado comienza a descender suave, pasa por el centro de esquí más austral del mundo -Cerro Castor- y el Valle de Tierra Mayor, roza los pies del monte Olivia -el más alto de la isla, con 1.326 m- y se entremete en Ushuaia, con vistas al canal Beagle.

En Ushuaia hay tanto para ver, recorrer y disfrutar que podría quedarse varios días. Pero eso después, más relajado; ahora la ansiedad probablemente lo haga seguir derechito hacia el Parque Nacional Tierra del Fuego.

Fin del camino. Bahía Lapataia, Parque Nacional Tierra del Fuego.

 

Fuente: clarin.com

 

 

Comentarios