Rusia volvió a usar un misil hipersónico en un bombardeo en Ucrania

11

Se trata del segundo día consecutivo que Rusia usa el Kinjal, un proyectil capaz de alcanzar blancos a 2.000 kilómetros y cuya velocidad es diez veces la del sonido, con el que destruyó una reserva de combustible del Ejército ucraniano.

Rusia dijo este domingo que destruyó una reserva de combustible del Ejército ucraniano en el sur de Ucrania con misiles hipersónicos y balísticos de largo alcance.



El vocero del Ministerio de Defensa ruso dijo que el misil hipersónico Kinjal destruyó el depósito en Kostiantinivka, cerca de la ciudad de Mikolaiv, sobre el mar Negro.

Se trata del segundo día consecutivo que Rusia usa el Kinjal, un proyectil capaz de alcanzar blancos a 2.000 kilómetros y cuya velocidad es diez veces la del sonido.

El vocero del Ministerio de Defensa ruso, general Igor Konashenkov, dijo que en el ataque se usaron también misiles de crucero Kalibr, informó la agencia de noticias AFP.

Los proyectiles Kinjal fueron disparados desde el espacio aéreo de la península de Crimea, en el mar Negro, y los misiles de crucero desde el mar Caspio, precisó.

Rusia se anexionó la península de Crimea, que pertenece a Ucrania, en 2014.

Los misiles Kinjal («daga», en ruso) pertenecen a una familia de nuevas armas rusas.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha dicho que son «invencibles», porque pueden eludir los sistemas de defensa del adversario.

Rusia anunció el sábado que había disparado Kinjal en Ucrania en el que sería el primer uso en condiciones reales de combate de este sistema probado por primera vez en 2018.

También este domingo, el vocero del Ministerio de Defensa ruso dijo que «misiles de alta precisión» habían alcanzado un centro de entrenamiento de las fuerzas especiales ucranianas en la región de Jitomir, 150 kilómetros al oeste de Kiev.

«Más de 100 miembros de las fuerzas especiales (ucranianas) y mercenarios extranjeros murieron» en el ataque, dijo.

Comentarios
Compartir