La ONU hace propia la propuesta de Alberto Fernández y pide crear un gran fondo solidario internacional

Ante el avance del coronavirus, el secretario general de la ONU pidió destinar el 10% del PBI mundial a un gran fondo solidario para combatir los efectos de la pandemia en la salud, la economía y las sociedades.

28

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, llamó este martes a la comunidad internacional a enfrentar la pandemia de coronavirus Covid-19 y su impacto económico con una respuesta multilateral y solidaria que represente al menos el 10% del PBI mundial. De esta manera la ONU se sumó a la convocatoria lanzada por el presidente Alberto Fernández quien ante el G-20 llamó semanas atrás a crear un Fondo de Emergencia Humanitaria.

En aquella oportunidad y ante los líderes de las principales economía del mundo (vía videoconferencia por supuesto) el mandatario argentino advirtió que de esta pandemia de coronavirus «nadie se salva solo» y los llamó a suscribir «un gran Pacto de Solidaridad Global que sirva para enfrentar, mejor equipados de insumos, el contexto que vivimos».

Este miércoles Guterres retomó esa convocatoria lanzada por Alberto Fernández a los países del G-20 y la extendió al mundo entero. El Secretario General de la ONU propuso organizar un plan solidario entre todos los Estados del mundo para garantizar un acceso universal a vacunas, un refuerzo a los sistemas públicos de salud y una inyección directa de fondos a las economías para frenar el aumento del desempleo y limitar la recesión global ya anunciada por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Antonio Guterres, secretario general de la ONU, llamó a dar una respuesta global contra el coronavirus

Guterres fue contundente en su descripción del escenario global en un mensaje grabado desde la sede de la ONU en Nueva York al compararlo con la Segunda Guerra Mundial.

En ese marcó presentó el informe «Responsabilidad compartida, solidaridad global: respondiendo al impacto socio-económico del Covid-19», un trabajo que resume todos los escenarios construidos por los departamentos y las agencias de la ONU y organizaciones aliadas para enfrentar la pandemia.

Por ejemplo, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) estimó que en el mundo se perderán entre cinco y 25 millones de puestos de trabajo, y que el impacto económico que sentirán los trabajadores oscilará entre los 860.000 millones de dólares y los u$s3,4 billones.

En el ámbito de la educación, la Unesco calculó que el confinamiento forzado por la pandemia ya dejó sin cursada a 1.500 millones de alumnos y estudiantes en 166 países, lo que representa el 87% del universo educativo formal.

Además, casi 60,2 millones de docentes ya no están en las aulas.

«Esto es mucho más que una crisis de salud», concluyó Guterres.

«Es esencial que los países desarrollados ayuden de inmediato a los menos desarrollados a reforzar sus sistemas de salud y su capacidad de respuesta para detener la transmisión porque de lo contrario, nos enfrentaremos a la pesadilla de la enfermedad que se propaga como un incendio forestal en el sur global con millones de muertes y la posibilidad de que la enfermedad reaparezca donde se suprimió anteriormente» advirtió Guterres.

Propuso además «expandir la capacidad del FMI» y «de otras instituciones financieras internacionales» para inyectar rápidamente el dinero necesario en los países más pobres y afectados por la pandemia.

Comentarios
Compartir