La industria argentina del software se enfoca en la retención de recursos humanos capacitados

9

«Si se toma por trimestre las exportaciones van entre u$s350 y u$s550 millones. A los que creamos, la transformación digital también nos transforma», dijo el titular de la Cessi.

La industria argentina de software comenzó a poner el foco en tratar de retener en el país los recursos humanos locales que cuentan con experiencia y capacidad de conducir equipos, así como en sumar a sus filas a quienes egresan de Argentina Programa y otras iniciativas destinadas a formar trabajadores con conocimiento tecnológicos para empresas de todos los rubros y tamaños.

«El software argentino compite bien. Tiene una calidad que es buena a nivel mundial; hay que potenciarlo», dijo el titular de la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos (Cessi), Sergio Candelo.

El directivo anhela que en un futuro cercano «la economía del conocimiento llegue a representar el 5% del PBI en la Argentina».

Los últimos datos del Observatorio Permanente de la Industria de Software y Servicios Informáticos de la Argentina (Opssi) arrojaron que en el país hay 120.000 personas trabajando en esta industria, con una proyección de 500.000 empleos para el 2030.

Entre los 120.000 empleos actuales, «el 80% tiene salarios mensuales de entre 80.000 y 250.000 pesos», precisó el informe, lo que representa haberes «que están 40% por arriba de los salarios de la economía formal» en otros rubros.

Candelo además consideró sobre el porcentaje de las plantillas de las empresas trabaja en relación de dependencia en el sector: «Cuando se implementa la ley de promoción de la industria del software en el año 2004, había una relación 40% monotributistas y 60% en relación de dependencia. Con la ley, al tener beneficios sobre las cargas patronales, la industria se volcó a la relación de dependencia. Logramos que el sector estuviera formalizado».

La modalidad de contratación en el país cuenta con recursos humanos capacitados, especialmente seniors, que pasan a trabajar para empresas del exterior, pasan a una relación precaria, dejan de tener ese vínculo y algunos creen que no hacer contribuciones, como por ejemplo el pago de Ganancias, está bien. «Lo ven como un ahorro. y no como evasión», agregó.

«Este año estamos en la etapa de certificación, las empresas que estábamos anotadas, con los trámites previstos. Estas personas que trabajan para empresas del exterior no aparecen computadas en los datos del Indec, ni en otros relevamientos formales. Se vuelven informales», dijo e informó que hicieron una simulación: «Si tomas unos 3.600 trabajadores seniors, que es un 10% de los que tenemos en las empresas, que pasen a trabajar sólo para empresas del exterior, el país pierde de incorporar unos u$s550 millones».

Según él, Argentina exporta u$s1.800 millones, acá son casi u$s300 millones que se pierden de exportar: «Y estos datos no los tiene el Indec, porque son datos que no pasan por las exportaciones que hacemos».

Comentarios
Compartir