Juan Carlos Pino, el concejal de Ushuaia que defiende la Ruta del Beagle: le descubrieron un cheque de 65.000 dólares emitido por el banco provincial

La Ruta Costera del Beagle sigue sumando escándalos. La realiza una empresa que estuvo vinculada a Lázaro Báez, con probable sobreprecio, se talaron árboles centenarios sin necesidad, se destruyeron yacimientos arqueológicos. Ahora, al presidente del Concejo Deliberante de Ushuaia, Juan Carlos Pino, le aparece un cheque de 65.000 dólares emitido por el Banco de Tierra del Fuego. Las miradas apuntan al presidente de la entidad, Miguel Angel Pesce, y los sabuesos memoriosos recuerdan el pago a una consultora porteña que fogoneó la movida mediática contra Gustavo Melella.

297

En cualquier lugar de la Argentina, desde Ushuaia hasta La Quiaca, 65.641 dólares es mucha plata. Si, además, pertenecen al presidente de un concejo deliberante -el de Ushuaia-, que defiende a capa y espada una obra polémica, cuyo patrimonio no coincide con esa cifra, la situación se vuelve más llamativa aún. Pero los condimentos no terminan ahí. El cheque está emitido por el banco estatal provincial -Banco de Tierra del Fuego-, donde alegan que no emiten ni pagan cheques en dólares. Si todo ello no fuera suficiente, el propio beneficiario -Juan Carlos Pino- aclara que no era un cheque sino el comprobante de una cuenta bancaria en dólares. Además, el beneficiario del cheque es reconocido como “la mano derecha de (la gobernadora que termina su mandato, Rosana) Bertone, a quien usa para presionar a (el intendente de Ushuaia, Walter) Vuoto”, según distintas fuentes.

Parece difícil confundir un cheque con un comprobante bancario, pero esa es la defensa que esgrimió Pino de sí mismo unas 48 horas después de conocida la noticia. Una explicación que casi nadie creyó, apuntando más las miradas hacia el apoyo ciego e irrestricto que Pino hizo de la Ruta Costera del Beagle, un proyecto cuyo último escándalo fue talar 22 hectáreas de bosque nativo centenario, que para la gobernadora Rosana Bertone fueron apenas 22 árboles.

El escándalo de Pino se destapó tras conocerse una denuncia policial realizada en la Comisaría Primera de Ushuaia, fecha el viernes pasado a las 19:20. Según la misma, se hizo comparecer a Pino para recuperar su billetera (“porta tarjeta de cuero color marrón”), en la cual estaban su DNI, cuatro tarjetas (de crédito o débito), su licencia de conductor, una tarjeta SUBE y un “cheque correspondiente al Banco de Tierra del Fuego Número 101333 por la suma de u$s 65.641,12”. Parece difícil confundir un cheque, con su número correspondiente, con el recibo de una caja de ahorro o un plazo fijo en dólares. Hasta ahora, la única explicación que se le ocurrió a Pino fue esa. Desde el Banco de Tierra del Fuego, mientras tanto, apuntaron que no emiten cheques en dólares.

Dónde apuntan las sospecha: la ruta y el banco

De modo inmediato a conocerse la noticia, la opinión pública fueguina recordó el férreo apoyo de Pino, aliado incondicional de Bertone, a la polémica Ruta Costera del Beagle. “No hay muchas cuentas en dólares abiertas en la provincia. Sería interesante saber a quién pertenece la chequera”, le comentó a Minuto de Cierre una importante fuente del Tribunal de Cuentas Provincial (TCP). “Si ya venimos investigando a la Ruta Costera del Beagle, esto nos agrega una pista más a seguir, incluyendo las cuentas del Banco de Tierra del Fuego”, agregó. “El gobierno de Bertone nunca quiso que auditemos al banco, pero corresponde”, concluyó.

Pino es un personaje muy influyente de la política fueguina, proveniente del Partido Justicialista. De la mano de un gobierno provincial que aumentó exponencialmente los cargos políticos de alto sueldo, Pino “colocó” gente propia en la Inspección General de Justicia (IGJ) y el Registro Civil, entre otros lugares clave. También maneja un gremio, el Sindicato de Empleados del Estado Municipal y Provincial (SEMUP), a través de su mujer; tiene un portal informativo propio (Tierra Austral); y mantuvo siempre un alto perfil.

Por otra parte, el cheque de 65.000 dólares (sólo Pino niega que lo sea) puso la lupa sobre el Banco de Tierra del Fuego, tanto en el TCP como en el equipo de Gustavo Melella que se prepara para asumir la administración provincial el 17 de diciembre. El propio gobernador electo, tan memorioso como a veces rencoroso, recuerda que la operación mediática en su contra de octubre del 2018, con acusaciones de índole sexual, coincidió con un pago que salió desde el Banco de Tierra del Fuego -a través de su programa de Responsabilidad Social Empresaria- hacia una consultora de prensa y lobby con base en Capital Federal.

El escándalo de Pino, sumado a este dato del arcón de los recuerdos recientes, tocarían -aunque sea tangencialmente- a Miguel Angel Pesce, presidente del banco. Pesce es un ex vicepresidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), de los más prolijos funcionarios de la Era Bertone. Pero estas dos manchas, sumadas a su poca voluntad para abrir los números y estados contables a la próxima administración, ubican su destino claramente fuera de Tierra del Fuego.

Para Pesce no sería un problema, dada su buena relación con el candidato presidencial Alberto Fernández. “Es de consulta de Alberto, aunque no de los más cercanos. Quizás tengo un cargo si ganamos las elecciones, pero tampoco lo tiene asegurado”, apuntó a este medio un colaborador directo -y de trato diario- del probable próximo presidente de la Argentina.

Fuente: minutodecierre.com.ar

Comentarios
Compartir