Exclusivo: para cerrar una alianza, Lavagna exigirá al peronismo firmar un programa de Gobierno de 10 puntos

Lo definió junto a los radicales disidentes, Stolbizer y Lifschitz. Si el cuarteto de AF acepta, propondrá inscribir la alianza consenso 19 y luego definir las candidaturas.

14

Roberto Lavagna asistirá este miércoles a la reunión convocada por los referentes del peronismo federal con un documento de 10 puntos que elaboró esta tarde en sus oficinas junto a radicales disidentes, al gobernador de Santa Fe Miguel Lifschitz y a Margarita Stolbizer.

«Si están dispuestos a acompañar, inscribimos la alianza, que se debería llamar Consenso 19; y después definimos las candidaturas», confiaron a LPO cerca del economista, que este fin de semana reiteró no estar dispuesto a afrontar una interna.

Sin embargo, en su entorno reconocen que si Massa y Urtubey sostienen sus aspiraciones presidenciales no habrá más chances que enfrentarlos en agosto, aunque se esperanzan en que den un paso al costado poco antes del cierre de listas.

Creen que el salteño se subirá el precio para bajarse en los próximos días y el tigrense diagramará una salida elegante en el congreso del frente renovador, el jueves 30. Ese día podría solicitar una única alianza opositora y el economista ya anticipó que rechazará.

Muy desorientado por el sorpresivo lanzamiento de Alberto Fernández, Lavagna apuró definiciones esta semana y en la cumbre de esta tarde decidió que Lifschitz y Stolbizer lo acompañen al encuentro con el cuarteto peronista que conduce el gobernador de Córdoba Juan Schieretti, e integran además Miguel Pichetto, Massa y Urtubey.

El rápido pronunciamiento de gobernadores a favor de la fórmula Fernández-Fernández reafirmó la idea de Lavagna de buscar votos entre los votantes de Cambiemos desencantados y reducir las expectativas de un frente del PJ no kirchnerista.

Esta tarde, en la reunión de su mesa chica participaron los radicales Juan Casella, Ricardo Alfonsín, César Martucci y el diputado Alejandro Echegaray, en representación de Federico Storani.

Además de pulir el documento, los de boina blanca ratificaron que el lunes buscarán imponer en la Convención de la UCR un pronunciamiento a favor de romper Cambiemos y apoyar al economista, aunque fuentes de ese sector admitieron a LPO que no están punteando convencionales y se conformarán con mostrar al partido dividido y resquebrajando al frente de gobierno.

Casualidad o no, mientras los radicales díscolos presagiaban suss discusiones de Parque Norte junto a Lavagna, el presidente del partido Alfredo Cornejo les hizo llegar por whatsapp un borrador con una posible declaración de consenso, que avale la continuidad de Cambiemos pero también la apertura a otras alianzas. O sea, una invitación a la anarquía y a un futuro incierto, tal vez como socio de un presidente que no sea Mauricio Macri.

Los 10 puntos que pedirá el ex ministro son principios generales, pero en su descripción, que acompaña el documento, se expresan algunos de sus planes de Gobierno que dominarán sus discursos de campaña.

Los primeros son: «Convocatoria a la unidad, el diálogo, la concentración y la formulación de acuerdos básicos»; «Instituciones fuertes, estabilidad y profundización de la democracia»; «Un proyecto de desarrollo integral, un Estado promotor del crecimiento económico y la justicia social»; «Igualdad de oportunidades: Educación de calidad para un trabajo con dignidad».

Se completa con consignas como «Gobernar es generar prosperidad y crear trabajo»; «Transparencia y decencia como parte fundamental del modelo de desarrollo; «Una nación relacionada con el mundo» y «Derechos humanos, soberanía y cooperación para la paz».

En el desarrollo se detiene en conceptos como negarse «al aperturismo ingenuo» que «ignora que en el mundo de hoy la competencia internacional tiene un carácter sistémico. No es solo microeconomía sino también y fundamentalmente macroeconómica. No compiten únicamente las empresas sino los países y las regiones».

Anticipa una reforma impositiva «progresiva, que reduzca la exorbitante presión fiscal que asfixia a la producción y al trabajo de los argentinos, debiendo ir hacia una carga que recaiga de manera virtuosa y efectiva sobre aquellos que más tienen y más ganan».

También la eliminación del déficit en el sector público y «de la cuenta corriente del balance de pagos, la drástica reducción de la inflación, el control de las estructuras monopólicas y oligopólica».

Y cuestiona el «endeudamiento irresponsable y empobrecimiento colectivo», exige no recaer en un aperturismo indiscriminado ni en un aislacionismo suicida, pero sobre todo evitar «un globalismo ingenuo». Nada que el PJ quiera cuestionar.

Comentarios
Compartir