Bad Boy Orange: el DJ argentino que llevó la electrónica a la calle y lo hizo negocio

5

La pandemia hizo que la mayoría de las empresas y compañías abracen, entre otras cosas, modelos como el ecommerce. En el caso de los ciudadanos de a pie, son muchas las alternativas resilientes que hemos conocido, pero ninguna como la del dj argentino, Bad Boy Orange, que pasó de multitudinarias fiestas semanales y participar en grandes festivales, a su negocio de musicalizar las calles en bicicleta.

“Desde muy chico siempre quise tener un boliche. Desde los 10 años esperé una cosa así donde poner música para mis amigos, pero libremente. Armaba pista de baile en el living de casa y ponía luces, lamparas y hacía la pista para que la ‘gente’ (mi familia y mis hermanos, en principio) se divirtieran. Pero nunca pensé que mi sueño fuera a tomar esta forma”, dice dj Bad Boy Orange, menos conocido como Eduardo La Forgia, en entrevista con Forbes México.

Hasta el inicio de la pandemia, el DJ que ahora divulga su sonido en bicicleta, aunque realmente es un triciclo especialmente construido para este fin y pintado de color naranja, trabajaba en su fiesta semanal de 20 años de permanencia (+160 Drum & Bass Suite), y tocando en rotación en los principales lugares de la ciudad de Buenos Aires, además de sus activas participaciones en radio, donde comenzó a musicalizar desde fin de los años 90.

La historia de Bad Boy Orange no es para verla de un pantallazo. “Desde chico siempre trabajé para cumplir mi sueño de poner música para el público y, con la llegada de la pandemia, nació la idea de la Bici Naranjita, que en principio lo pensé como salir a pedalear en una bicicleta long john y reproducir sets con una bocina portátil”, dice sobre cómo fue tomando forma su negocio de dj en bicicleta.

Comentarios
Compartir