MUCHA GENTE SE REÚNE A FESTEJAR EN EL OBELISCO TRAS LA VICTORIA DE MAURICIO MACRI

70

MUCHA GENTE SE REÚNE A FESTEJAR EN EL OBELISCO TRAS LA VICTORIA DE MAURICIO MACRI

LUEGO DE DARSE A CONOCER LOS DATOS OFICIALES Y DE CONOCER UNA VICTORIA IRREVERSIBLE LOS SIMPATIZANTES DE MAURICIO MACRI YA SALIERON A FESTEJAR A LAS CALLES DE BS.AS.

En la página oficial (www.resultados.gob.ar), con el 30,75% de las mesas escrutadas el candidato de Cambiemos vencia 54,30% a 45,70%. Los números se irán actualizando cada cinco minutos. La tendencia se confirmaría a las 22. Pero pocos dudan del triunfo irreversible del líder del PRO.

Los sondeos conocidos hasta las 18, además de anticipar un triunfo cuantitativo del líder del PRO, lo potenciaban con datos cualitativos, con posible victoria en la provincia de Buenos Aires y paliza en distritos como Córdoba, Mendoza y Ciudad de Buenos Aires. Parte del resultado podría explicarlo también una alta concurrencia a las escuelas y una transferencia masiva de los valiosos votos que apoyaron a Sergio Massa semanas atrás. Los primeros datos oficiales, en boca de Alak, ubicaron el presentismo en el 78%, justo en el medio de las PASO (75%) y la primera vuelta (81%).

Cerca de las 18.20, un cuarteto del PRO, sonrisa coincidente, salió al escenario de Costa Salguero a dar un mensaje inicial: Marcos Peña, secretario general y futuro jefe de Gabinete, habló de alegría pero pidió a los fiscales que controlen el comicio. “La elección no terminó. Termina con las actas entregadas”. A su lado, estaban el también macrista Emilio Monzó (tendrá un lugar clave en la Cámara de Diputados) y dos aliados: el radical Ernesto Sanz y el “lilito” Maximiliano Ferraro. “La Argentina ya no será igual”, sintetizó el jefe de la UCR, acaso más fervoroso que el propio Peña.

Mientras, en el búnker K del NH City, se mezclaban sillas vacías, desazón, con algún cantito aislado de “Scioli Presidente”. Se esperaba a esa hora la llegada de una demorada columna de La Cámpora. La interna desatada.

Comentarios