La D le dijo basta a la AFA: el reclamo de la categoría

Los futbolistas de Centro Español y Liniers mostraron un contundente cartel en la previa del partido que los enfrentó ayer, en el marco de la cuarta fecha del campeonato

7
La bandera que mostraron los jugadores de Centro Español y Liniers

Un partido el viernes, dos el sábado, dos el domingo, dos el lunes y dos el martes. Así organiza la AFA la distribución de los partidos de la Categoría D del fútbol argentino que ayer plantó cara y, bandera mediante, dijo: “Basta de jugar días de semana. El jugador ‘D’ ascenso trabaja!!!”.

El reclamo se hizo visible en manos de un cartel que sostuvieron los jugadores de Centro Español y Liniers en la previa del partido que los enfrentó en la cancha de Lugano.

El pedido para que los partidos sean programados entre viernes y domingo es respaldado por los dirigentes de la categoría, que también se dedican a sus tareas laborales en días de semana.

Las historias de esfuerzo de los jugadores del Ascenso son conocidas. En la D, la quinta y última conformada por clubes directamente afiliados a la AFA, la lucha es más a pulmón que en las categorías superiores.

En Primera A, B Nacional, B Metropolitana y Primera C hay sueldos básicos establecidos: $ 16.400, $ 13.700, $ 11.300 y $ 9.800, respectivamente. La Primera D, al ser una categoría amateur, no tiene siquiera un mínimo de pago y algunos jugadores, incluso, sólo cobran viáticos.

Maxi Castano, futbolista de Liniers que tuvo pasos por All Boys, Quilmes, Almagro (con el que ascendió a Primera en 2004) y Chacarita, entre otros, es de los que conoció mejores sueldos que la mayoría de sus colegas en la categoría D, donde hoy milita. Sin embargotiene una actividad paralela porque, de lo contrario, no podría sostener a su familia.

Algunos (varios), ni siquiera tienen lo necesario para gastos básicos de todos los días. Se dedican a trabajos de albañilería, plomería y otros tantos oficios con los cuales dar batalla a cada día. Por eso el reclamo urgente para que la AFA les permita jugar los fines de semana y, así, dedicarse los días hábiles a las tareas laborales de las cuales subsisten ellos y sus familias.

Comentarios
Compartir