Solorza: Tierra del Fuego, tierra de desigualdades energéticas

36

Por: Moisés Solorza
El Gobierno de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico sur, sufre por éstos tiempos, las mayores desigualdades de su historia. Estas desigualdades son lamentablemente, producto de políticas erróneas en varios aspectos que es necesario tener presente para no cometer los mismos errores en el futuro.
El contraste que se genera en muchos aspectos relevantes de la provincia más joven y más austral del país, nos lleva a replantear los objetivos geopolíticos trazados hasta hoy. Es incomprensible que estas asimetrías en muchos aspectos de la vida de los fueguinos no sea prioritaria en el análisis de proyecto político local y creo que debe ser interpelada por la sociedad, porque de lo contrario, sería dejar nuevamente librado a la buena voluntad de algunas personas con buenas intenciones en el mejor de los casos, o de la entrega organizada y articulada como la que estamos viviendo actualmente. Recordemos en este sentido la entrega de áreas petroleras a empresas británicas.
Esta semana tuvimos en nuestra provincia, noticias impactantes y no fueron electorales precisamente, fueron noticias muy importantes para la vida y el desarrollo de los fueguinos y que fueron prácticamente invisibilizadas por la cuestión electoral local que acaparó la atención de toda la opinión pública.
La semana pasada, se conocieron varias noticias relevantes para los fueguinos, El INDEC revelaba que en la provincia que posee uno de los parques industriales más importante del País, también tiene a su vez, el índice de desocupación más alto de toda la república argentina. La provincia de Tierra del Fuego AeIAS posee el 13% de su población desempleada, un índice que nos ubica en un lamentable ranking del que nadie quiere formar parte, en un vergonzoso primer lugar.
Podemos detenernos aquí y analizar el proceso desindustrializador del neo-colonialismo implantado por las políticas de Mauricio Macri, Rosana Bertone y el FMI, la apertura indiscriminada de importaciones que destruyeron el empleo local, pero no es mi intención analizarlo en estos momentos, sino mostrar el contraste que tenemos que visibilizar para resolver a futuro estos problemas estructurales en nuestra provincia.
Aquí propongo analizar otra noticia que demuestra las desigualdades, esto es, poner sobre la lupa que poseemos riquezas en recursos energéticos por habitante que sería comparable a la de países árabes como Qatar o a los Emiratos Árabes, mientras la población fueguina padece las consecuencias de una ausencia de una política de industrialización del gas en su propio territorio, sufre pobreza energética en el orden del 29 % y tarifas impagables. Nuestra Provincia deja de lado exportar productos con trabajo incorporado (valor agregado), abastecer sus necesidades de demanda para una vida más que digna y promover el arraigo de la población, para exportar materia prima. Una realidad incomprensible.
Cabe destacar que nuestra provincia posee también un padrón de más de 8900 familias que son asistidos por el Estado para poder acceder a gas envasado en tubos y que se erogan unos 900 millones de pesos anuales en subsidios a dos empresas que lo distribuyen durante los meses más fríos del año (5 meses).
Un claro ejemplo de estos vergonzosos contrastes, donde se abona con cada vez más fuerza la increíble lógica, de que no denominen “Provincias Ricas y gente pobre”, son imprescindibles tenerlas presente y les dejo otro ejemplo aquí. “Total Austral, informa que alcanzó durante esta semana un record de producción en Tierra del Fuego con un volumen de 22,8 Millones de metros cúbicos día desde los yacimientos costa afuera ubicados al norte de la Provincia de Tierra del Fuego”, cabe destacar que Total Austral (Empresa de capitales extranjeros) anunciaba un récord de Producción en Tierra del Fuego con un volumen de 22,8 Millones de metros cúbicos día desde los yacimientos costa afuera de nuestra provincia. Esto es un claro ejemplo de extranjerización de los recursos naturales fueguinos.
Este record fue posible gracias al proyecto de expansión en planta de Cañadón Alfa, inaugurado el pasado 16 de mayo, donde se instalaron nuevos equipos para ampliar la capacidad de compresión, el tendido de un nuevo gasoducto de 27 kilómetros entre las plantas Río Cullen y Cañadón Alfa y de una línea de exportación de gas de 2 kilómetros de longitud, que permite conducir el fluido en condiciones comerciales hacia el gasoducto General San Martin y que recorre toda la Patagonia para llegar hasta la provincia de Buenos Aires.
Total inicia sus actividades en Argentina en 1978, en la Provincia de Tierra del Fuego a través del Consorcio CMA-1, integrado por Total Austral (37,5%), junto a sus socios Wintershall DEA (37,5%) y Pan American Energy (25%). Actualmente el Consorcio CMA-1 tiene en producción los yacimientos on-shore y off- shore: Hidra, Kaus, Ara-Cañadón Alfa, Argo, Carina y Aries y Vega Pléyade.
La producción de estos yacimientos es tratada en las plantas de Río Cullen y Cañadón Alfa, ubicadas en la costa al norte de la Provincia de Tierra del Fuego. En conjunto estos yacimientos proveen diariamente más de 20 millones de metros cúbicos de gas para el mercado argentino. En la actualidad, Total Austral continúa desarrollando una intensa actividad de exploración y producción, apostando por un proyecto estratégico y de largo plazo, capaz de brindar energía duradera al país.
Si tuviéramos una política energética orientada a las prioridades del desarrollo interno de nuestra provincia, los fueguinos, tendríamos resuelto el acceso al gas para los vecinos, tarifas justas y razonables, gas barato para generación eléctrica y saldos exportables para generar riquezas extraordinarias. Lamentablemente estamos muy lejos de ese ideal.
Claramente, tenemos una enorme oportunidad de mejora en este cambio de mirada necesaria para revertir estas diferencias dolorosas en extremos sur del país. No estamos destinados al fracaso, estamos destinados a resolver urgente y profundamente las políticas energéticas desiguales. Necesitamos soluciones creativas y revolucionarias a la lógica actual, para que no nos quiten el presente, no nos roben el futuro y que merezcamos nuestro paso por esta vida, dejando para las generaciones futuras la posibilidad cierta para que se desarrollen dignamente.

Comentarios
Compartir