Richard Jones estuvo preso 17 años por un crimen que cometió un hombre idéntico a él.

18



En 1999 Jones fue detenido por haber cometido un robo en un parque. El autor del mismo fue un hombre idéntico a él, la semejanza lo llevó a perder su libertad.

Lo condenaron a 19 años de prisión a pesar que siempre gritó su inocencia. De nada valió. Varios testigos lo reconocieron como el autor del delito, pero nunca encontraron pruebas de ADN o huellas dactilares que demostraran que él hubiera estado en el lugar.
Poco tiempo después de entrar a la cárcel, muchos reclusos se acercaron a él confundiéndolo con otro preso. Un tal Ricky. No sólo era igual físicamente sino que hasta compartían el nombre de pila.

Después de muchos años preso, el Proyecto de Inocencia del Medio Oeste, habían encontrado la foto del famoso Ricky del cual hablaban los presos. Con las evidencias en la mano, el juez se dio cuenta que los procedimientos de identificación de la Policía, 17 años atrás, fueron muy mal hechos.

El juez ordenó la inmediata liberación de Jones pero no pudo encarcelar a Ricky, ya que con el paso de los años no se podían volver a recoger pruebas. En 2018, el estado de Kansas le otorgó 1.100.000 dólares a Jones como compensación por la condena errónea. Mucho para los tiempos que se vive. Poco para un hombre que perdió injustamente 17 años de su vida.
Fuente: @Facebook.

Comentarios
Compartir