Macri salió a capitalizar el impacto y ya inició los contactos con Massa

54

Macri salió a capitalizar el impacto y ya inició los contactos con Massa

El resultado lo dejó en una privilegiada posición para pelear la segunda vuelta de noviembre. Con todo, el líder del PRO ya inició contactos con Massa para asegurar el triunfo

El resultado superó todas las expectativas, en especial, el triunfo de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires. Cuando los esfuerzos de Cambiemos estaban concentrados en provocar un ballottage con una distancia de ocho puntos, Mauricio Macri terminó ayer casi en un empate con el postulante del oficialismo Daniel Scioli, algo que lo dejó en una posición privilegiada para pelear la segunda vuelta el próximo 22 de noviembre. El líder de PRO se mostró ayer como el gran ganador de los comicios y buscará de ahora en más instalar la idea de que el cambio es más posible que nunca. Ese será el puntal de la estrategia para el próximo mes de campaña. Actuar como si ya fuera el próximo Presidente, hablar de la unidad de los argentinos y comenzar las negociaciones con los postulantes que se quedaron afuera, en especial, con Sergio Massa, que obtuvo más de cuatro millones de votos. Por caso, el líder del PRO y el jefe de Frente Renovador iniciaron ayer mismo esos contactos telefónicos.
Pese a que no hay experiencia sobre este mecanismo constitucional –porque en 2003, el ganador Carlos Menem decidió bajarse de la pelea con Néstor Kirchner– en la mesa chica de PRO afirman que el ballottage no será un alargue del segundo tiempo, sino que se jugará otro partido. Según este análisis, la segunda vuelta está diseñada para votar en contra y no a favor de un candidato. Y esperan que Macri logre en los próximos 28 días encolumnar detrás de su figura a todo el electorado opositor. Citan un antecedente cercano: en las elecciones porteñas del 5 de julio, el electo jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, se impuso en primera vuelta por 18 puntos sobre Martín Lousteau y en el ballottage terminó ganando la elección apenas por 3 puntos.
Con todo, no dejarán las cosas libradas al azar. Esta semana, el comando de campaña definirá la estrategia final e iniciarán la ronda de conversaciones para lograr el apoyo del resto de los candidatos. Además del contacto personal entre Macri y Massa, de la negociación con el tigrense participarán Jorge Macri, Rodríguez Larreta y Emilio Monzó, mientras que la UCR buscará acercar a Margarita Stolbizer. Sobre la mesa se pondrá algún cargo en el futuro Gabinete de Cambiemos. Eso explica los motivos por los que Macri no anunció los nombres de la totalidad de sus futuros ministros durante la campaña como lo hizo Scioli. La jefatura de Gabinete, por caso, está vacante. Anoche, Massa dijo en su discurso que se viene una etapa de cambio, propuso firmar un documento de propuestas común, aunque aseguró que no negociará cargos.
No es todo. En el comando de Cambiemos confiaban anoche en que esa fortaleza política, sumada al desánimo que –auguran– invadirá a Daniel Scioli tanto como le lloverán las críticas kirchenristas, podrían catapultar a Macri hacia la Casa Rosada. Los macristas más conspicuos creen que se viene una feroz interna entre sciolistas y kirchneristas, con pases de factura cruzadas por la pérdida de la Provincia y de varias intendencias. Y están convencidos de que los caciques justicialistas que ya hicieron su negocio electoral no harán esfuerzo a favor de Scioli para la segunda vuelta.

Comentarios