Escándalo en el Parlamento británico: encuentran cocaína en lugares exclusivos para legisladores

10

Once de las doce áreas de baños en el Parlamento británico, que funciona en el Palacio de Westminster, mostraron rastros de cocaína tras un profundo análisis realizado esta semana.

«Muchas fuentes han descrito consumo ocasional de cocaína por parte de un grupo de diputados», señala el periódico londinense The Sunday Times, que reportó que dos «vendedores» de droga fueron arrestados y otras 13 personas fueron detenidas por poseer sustancias ilícitas «dentro o en el entorno del recinto parlamentario» en el último año.

«Existe una cultura de la cocaína en el Parlamento», afirma un «veterano de Westminster» al citado medio, asegurando que «algunos son nombres familiares de la casa, otros son jóvenes y ambiciosos diputados y funcionarios».

Tras hacerse público el escándalo, el presidente de la Cámara de los Comunes, Lindsay Hoyle, prometió plantear las acusaciones de uso de drogas en el Parlamento ante la Policía Metropolitana de Londres.

Hoyle señaló que que aquellos que «violan la ley» deben enfrentar un castigo, y anunció que estaba considerando permitir el uso de perros rastreadores para detectar usuarios de drogas en Westminster.

«Los relatos sobre el uso indebido de drogas en el Parlamento que se publican en The Sunday Times son profundamente preocupantes, y los plantearé como una prioridad con la Policía Metropolitana la próxima semana. Espero ver la aplicación total y efectiva de la ley», dijo a la BBC.

«Si bien el Parlamento brinda amplios servicios de apoyo para cualquier miembro del personal o diputado que pueda necesitar ayuda con el uso indebido de drogas, y yo animaría a cualquiera que esté luchando con tales problemas a que acepte esa ayuda, para aquellos que opten por violar la ley y desacreditar a la institución, las sanciones son serias», agregó el legislador.

De acuerdo a la ley británica, la pena máxima por posesión de drogas de clase A, incluida la cocaína, es de hasta siete años de prisión o una multa ilimitada, o ambas, mientras que los proveedores de esas sustancias pueden enfrentar la cadena perpetua, multa ilimitada o ambas.

Comentarios
Compartir