Primera imagen de un agujero negro confirma teoría de Einstein

Los agujeros negros son una concentración masiva de materia comprimida. Crecen engullendo todo lo que los rodea: estrellas, planetas, gas, polvo, todas las formas de radiación electromagnética y hasta la luz. Tienen 6.000 millones de veces más masa que el Sol pero son compactos. Fueron imaginados por Albert Einstein y teorizados por Stephen Hawking. Por primera vez en la historia, a partir de la sombra que genera a su alrededor, uno fue fotografiado.

55

En 6 conferencias de prensa simultáneas alrededor del mundo, astrónomos anunciaron el miércoles 10/4 que han logrado algo que parecía imposible: tomar una fotografía de un agujero negro, un monstruo cósmico tan voraz que la luz misma no puede escapar a sus garras, publicó la revista Scientific American.  

La foto, que surge del proyecto internacional Event Horizon Telescope (EHT), muestra al agujero negro central de la galaxia M87.

En realidad, el agujero es revelado por su sombra reflejada en la radiación generada a su alrededor, que aparece como una especie de anillo rojizo.

Este agujero negro tiene 6.500 millones de veces más masa que el Sol y está ubicado a unos 55 millones de años luz de la Tierra.

“Nada del interior puede vivir y ser transmitido al exterior. No puedes ver un agujero negro, pero puedes ver su sombra, que se produce cuando la luz desaparece tras el horizonte de sucesos (del agujero)”, explicó el presidente del consejo del Telescopio del Horizonte de Sucesos, Heino Flacke.

La imagen “confirma la existencia de estos desconcertantes astros predichos por la teoría de la relatividad general de Albert Einstein y ayudará a aclarar cómo funcionan”, escribió Corbella.

“Esta es la imagen que soñó Albert Einstein en 1915” dijo Carlos Moedas, comisario europeo de ciencia e investigación.

La teoría de Einstein dice que solamente una cantidad determinada de material puede ser comprimida dentro de cualquier volúmen hasta que la inmensa fuerza de su gravedad acumulada causa un colapso  – una “comba” en la estructura del espacio-tiempo que se traga a sí misma. Lo que queda es una nada indiferenciable que los científicos llaman agujero negro, explica Scientific American.

Sin embargo, la foto también pondría a prueba la teoría de la relatividad general de Albert Einstein para explicar las leyes de la gravedad y su relación con otras fuerzas naturales. “La teoría de Einstein permite una predicción del tamaño y la forma de un agujero negro. Si los cálculos de la predicción resultan desviados, puede que sea necesario replantearse la teoría”, explica La Vanguardia.

“Los agujeros negros son entidades celestiales fenomenalmente densas con campos gravitatorios tan poderosos que la luz no puede escapar, lo que los hace extraordinariamente difíciles de observar a pesar de su gran masa”, explica el diario.

El horizonte de sucesos de un agujero negro es el punto de no retorno a partir del cual cualquier cosa (estrellas, planetas, gas, polvo y todas las formas de radiación electromagnética) es tragada.

os agujeros negros “crecen engullendo los astros que se les acercan y que, una vez cruzado el llamado horizonte de sucesos, no pueden regresar al universo exterior”, explica la Vanguardia. Tienen una masa enorme pero son extremadamente compactos.

La imagen se “ha construido como un puzzle” a partir de diferentes fotografías tomadas en 4 días distintos por la red de telescopios funcionando como un único radiotelescopio, explicó la investigadora polaca Monika Moscibrodzka.

Comentarios
Compartir