Duhalde: “Cristina me envió un mensaje, me dijo que no veía mal lo de Lavagna”

22

El expresidente Eduardo Duhalde confirmó que está trabajando en una “gran coalición” con “mayorías parlamentarias”. Dijo que habla “con todos los dirigentes” del país, aseguró que “el candidato presidencial es Roberto Lavagna ” y aventuró que existen “todas” las posibilidades de que se presente en las elecciones presidenciales.

En una entrevista con LA NACION, también afirmó que quiere un gran acuerdo económico y social, pero convocado por “todas las iglesias” y los credos, católicos, evangélicos, judíos y musulmanes.

-No, para nada. Estoy involucrado en hacer entender a los dirigentes de distintos partidos que la Argentina no tiene ninguna posibilidad si no armamos una gran coalición con mayorías parlamentarias. Me estoy ocupando de eso. Porque tengo experiencia y he cometido muchos errores y aciertos.

-¿Qué errores cometió?

-Cuando dije el que “puso pesos sacará pesos y el que puso dólares sacará dólares”, a los pocos días llamé a una conferencia de prensa y dije “me equivoqué”. Error garrafal, era un tema muy peligroso. Y después debí haber dejado en 2003 a alguien de mi equipo, no consultar a otros. Tenía gente buenísima.

-¿Cómo imagina esa gran coalición de gobierno?

-Yo estoy hablando con gente de todos los partidos. Y les explico, no es una invención, lo practiqué, no se me ocurrió ahora. En 1991, cuando fui gobernador de Buenos Aires, lo llamé a don Raúl [Alfonsín].

-¿Cómo sería ahora?

-Hablo con todos. Yo no voy a aparecer en fotos, porque el candidato es Roberto [Lavagna]… para mí. Lo voy a ayudar con mi experiencia, estuve con Ricardito Alfonsín, con José Luis Espert y con Alfredo Olmedo. No están en la misma postura ideológica, qué importa eso…

-¿Está definido que el candidato a presidente es Lavagna?

-No, no… Para mí, es Roberto. Puede aparecer otro. Para mí, el candidato es él, por razones muy claras, se ha llevado muy bien con todo el mundo. Yo rechazo absolutamente las peleas, no me vas a escuchar hablar mal de un presidente.

-¿Qué posibilidades hay de que Lavagna acepte la candidatura presidencial?

-Para mí, todas.

-Lavagna dijo que lo va a decidir a mitad de año…

-Hasta esa época estamos tratando de armar esto [una gran coalición]. Si no se arma, soy el primero que le digo a Roberto: “No te presentes”.

-También en 2002 hizo el Diálogo Argentino con la Iglesia.

-También, entonces le pedí a la Iglesia que convoque a un diálogo con todas las fuerzas políticas, sociales, y los gremios. Fue algo muy útil. Les enviábamos las cosas y venían mejoradas. ¡Venían mejoradas!

-¿Piensa ahora, si Lavagna llega al gobierno, en un acuerdo económico y social con la Iglesia?

-Con las iglesias (católicos, evangélicos, judíos, musulmanes). Ellos tendrían que convocar, no el Gobierno ni la oposición, sino el sector espiritual o religioso. Los que conforman el Diálogo Interreligioso… para mí sería lo ideal.

-¿No es mucho tiempo hasta mitad de año para que Lavagna se decida?

-No… ¿Qué va a hacer el Presidente? ¿Qué dijo Cristina Kirchner, se va a presentar?

-Todo el mundo supone que sí.

-Bueno, lo mismo pasa con Lavagna.

-¿En esa coalición amplia podrían estar, por ejemplo, la izquierda y Cristina?

-Hablé con Martín Lousteau y con la izquierda. Mi opinión de Cristina está escrita. Pero… vamos a ver qué pasa. Lo que creo es que gente como Lavagna no divide, estamos demasiado divididos.

-¿En qué quedó con Olmedo?

-Me reuní con Olmedo. Lo conozco desde hace años. Es un cruzado. A mí no me gusta que lo comparen con Jair Bolsonaro, el presidente de Brasil, porque siempre pensó lo mismo. Lo aprecio como persona.

-¿Podría integrar la coalición?

-Sí, pero le dije: “Fijate si tenés posibilidades, porque tenés poco tiempo”… Él está de acuerdo con eso, o pateamos juntos o no se sale.

-Lavagna dijo que no quiere ir a primarias con Massa y Urtubey. ¿Hay posibilidades de que ellos no compitan?

-Dios lo dirá. No sé… la verdad que no sé.

-Algunos dicen que si Lavagna fuera candidato, la propia Cristina Kirchner podría bajarse de la candidatura. ¿Lo evaluaron?

-Es posible. Es posible… Hace un tiempo, Cristina me envió algunos mensajes por intermedio de sus amigos, y en uno de ellos me decía que no veía mal lo de Lavagna, pero no sé… La verdad que no sé…

-¿Lavagna aceptaría a Olmedo y a Espert en la coalición?

-No he hablado con Lavagna de eso, pero me imagino que si uno convoca a una unidad nacional no puede haber exclusiones, salvo que no estén de acuerdo con un decálogo bien desarrollado.

-Después de todo lo que pasó en los 90, ¿usted se sentaría a hablar con Carlos Menem?

-Pero lo fui a visitar…

-¿Cuándo?

-Hace un tiempo. Lo fui a visitar, acá, en su casa de Buenos Aires. Tengo aprecio por Menem. Cómo no tenerlo. Vivimos juntos momentos difíciles, muy difíciles, fui un vicepresidente incómodo. Los dos casos sonados de corrupción de esa época, hubo un caso de un banco, que dije que no me presentaría a gobernador si eso no se aclaraba, porque no iba a querer ser el candidato de un gobierno corrupto.

-Usted dijo en su momento que “estamos condenados al éxito”. ¿Lo sigue pensando?

-¿Qué duda puede quedar? La gente no sabe que vivimos en un país inmenso, con todas las riquezas, pero tenemos una dirigencia de “m”. Lo dije hace años.

-¿Sigue pensando que tenemos una “dirigencia de mierda”?

-¡No, estamos peor! Estamos chapoteando en una cloaca, peleándonos como estúpidos, estamos peor. Pero la salida requiere un compromiso de diez puntos, creo que es posible, tenemos un porvenir venturoso, tenemos todas las posibilidades.

Fuente: Lanacion

Comentarios
Compartir