ALIMENTOS QUE AYUDAN A PROTEGER LA PIEL DEL FRÍO

En los últimos años, el estado de la piel se ha convertido en una de las mayores preocupaciones a nivel corporal y estético

14

Hemos aprendido a cuidarla y mimarla, a entender sus necesidades dependiendo del tipo de piel, saber cómo reacciona a ciertos productos y alimentos y establecer una rutina de limpieza e hidratación que la mantenga saludable. Sin embargo, los cambios de estación siguen afectando de forma negativa a nuestra piel, y todavía no sabemos muy bien cómo paliar los daños.

El invierno es la peor estación del año para nuestra piel, ya que el frío, el viento y la lluvia debilitan las capas superiores de nuestra piel provocando la pérdida de agua y, por tanto, la deshidratación de la piel. Esto se traduce en una sensación constante de tirantez y, en el caso de las pieles más sensibles, la aparición de rojeces e irritaciones en el rostro. Por supuesto, hay cremas, lociones y tratamientos específicos para tratar las irritaciones provocadas por el frío en la piel, pero también hay hábitos y trucos que podemos llevar a cabo día a día para protegerla de los daños externos. La más importante (y también la más básica) es la alimentación. El refrán de somos lo que comemos tiene su máxima expresión en el estado de la piel, y llevando una alimentación basada en una serie de alimentos buenos para la piel que la protejan y la nutran será mucho más fácil lucir una piel brillante, hidratada y saludable.

Aquí,  alimentos que no pueden faltar en nuestra dieta para mantener una piel protegida e hidratada:

CÍTRICOS

Las naranjas, mandarinas, limones y pomelos son los alimentos estrella del invierno. El motivo, su alto contenido en vitamina C, que ayudan a prevenir resfriados y gripes. Pero lo que posiblemente no sabías es que, además, la vitamina C es uno de los mayores antioxidantes, que fomentan la creación de colágeno y combaten el envejecimiento. Además, este tipo de alimentos ayudan a paliar los signos de cansancio y fatiga, aportando luminosidad y brillo al rostro. Pero, además, tienen un alto contenido en vitamina B, que contribuye a la oxigenación de la piel y, por tanto, la mantiene hidratada.

HUEVO

Es cierto que una alimentación basada en frutas y verduras es lo más saludable para nuestro organismo y, por tanto, para nuestra piel. Sin embargo, no debemos olvidarnos de las proteínas, presentes en los alimentos de origen animal y también en frutos secos y semillas, ya que son alimentos buenos para la regeneración de la piel. El huevo es una rica fuente de proteínas que debemos incluir en nuestra dieta diaria, ya que, además, tiene propiedades humectantes, que ayudan a que la piel esté hidratada en su momento de mayor sequedad. Además, el huevo cuenta con múltiples vitaminas A, B, D y E, que suponen una inyección de nutrientes para nuestra piel.

ZANAHORIA

Se trata de un alimento bueno para la piel que, normalmente, relacionamos con la capa estival, ya que sus propiedades ayudar a protegernos de los rayos UV del sol. Sin embargo, sus beneficios no acaban ahí. En primer lugar, esa propiedad protectora puede ayudarnos también en invierno, donde los rayos de sol inciden de igual manera en el rostro y, sin embargo, no lo protegemos de igual manera. Pero además, es una importante fuente de vitamina A y antioxidantes, que ayudan a reforzar las capas más superficiales de la piel para protegernos del frío, el viento y las agresiones externas.

TÉ VERDE

Como hemos dicho, el principal problema de la piel en esta época del año es la pérdida de agua y la consiguiente deshidratación y sequedad en el rostro. Por eso, es importante mantener una hidratación y beber agua de forma constante. Para quienes les cuesta beber varios litros de agua al día, las infusiones y tés pueden ser grandes aliados, ya que nos sacan de ese aburrimiento o rutina de beber vasos de agua y, además, nos aportan otros nutrientes. El té verde, por ejemplo, contiene una gran cantidad de antioxidantes que ayudan a la producción de colágeno y luchan contra el envejecimiento.

Comentarios
Compartir