Usarán las “tijeras genéticas” para resucitar al mamut lanudo

22

Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), obtuvo una beca y viajará a Estados Unidos para realizar su postdoctorado en el equipo de George Church, el reconocido genetista e ingeniero molecular de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard. Junto a una centena de encumbrados especialistas de las más diversas disciplinas, se embarcará en una aventura científica sin precedentes: tendrá el extraordinario y curioso objetivo de “resucitar” al mamut lanudo, una especie que habitó Asia y Europa hace 6 mil años. De manera reciente, el grupo recibió 15 millones de dólares para encender los motores y volver al futuro.

Trabajos de esta relevancia invitan a creer que hasta las proyecciones más increíbles se pueden volver realidad: especies ya extintas que, gracias a las potencialidades de la ciencia, logran retornar a la vida. A continuación, el científico que hoy se forma en el equipo del prestigioso inmunólogo Gabriel Rabinovich en el Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME) del Conicet describe en qué consiste el proceso de “de-extinción” del mamut, se estaciona en las causas que justifican “traer a la vida” a una especie que ya no existe, al tiempo que comparte su perspectiva en torno a los límites de la edición genética.

La de-extinción es el proceso inverso a la extinción. En concreto, se utilizan las tecnologías de ingeniería genética para volver a la vida rasgos de especies ya extintas, con el propósito de restablecer ecosistemas. Como los restos del mamut lanudo fueron hallados en el permafrost –capa de subsuelo de la corteza terrestre congelada de manera permanente– y no poseen células vivas, su de-extinción será de genes. Bajo esta premisa, el equipo del que participará Perrotta utilizará elefantes asiáticos: son los parientes más cercanos del mamut, tanto que comparten un 99,6 por ciento del genoma. “Tras el examen de los restos fósiles del mamut, intentaremos la reconstrucción de su ADN y lo compararemos con el del elefante del presente. Después, identificaremos los genes que los distinguen e introduciremos las características biológicas que permitirían que los animales actuales puedan adaptarse a vivir en el frío”, expresa el joven investigador, que está por culminar su doctorado en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA.

Crear un híbrido entre un mamut y un elefante –es decir, “mamutizar” a un elefante– no es nada fácil. En este afán, Church, Perrotta y compañía emplearán la ingeniería genética, puntualmente, la técnica CRISPR/Cas9: las tijeras por las cuales Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna obtuvieron el Nobel de Química en 2020. “En un cultivo celular, se toman células del elefante, se las edita genéticamente y luego se realizan transferencias nucleares. Después se crea un embrión y, eventualmente, se coloca en una madre subrogante, en una elefanta, para que pueda gestar una cría”, explica Perrotta. Según estima el científico, en cinco años podrían obtener las primeras crías de elefantes genéticamente modificados con los rasgos del mamut.

Con este procedimiento, el elefante que se gestará tendrá ese pequeño porcentaje de genes que le faltaba para ser un mamut lanudo: adquirirá las características necesarias para transportar oxígeno a bajas temperaturas de manera eficiente, tendrá más pelo, producirá más grasa corporal e, incluso, desarrollará orejas más pequeñas (ya que las grandes son menos eficientes térmicamente). En resumen, será parecido a Manny, el mamut lanudo de La era de hielo.

Comentarios
Compartir