Solorza: “ENARGAS en Tierra del Fuego está del lado de los empresarios»

Moises Solorza, referente del Partido Solidario y de la Multisectorial por la Soberanía, se refirió a la presentación que realizaron en la sede central del ENARGAS en la Ciudad de Buenos Aires. Confirmó que “denunciamos allí todas las maniobras que está llevando adelante Camuzzi Gas del Sur en Tierra del Fuego y ENARGAS a nivel local”. Dijo que lo hicieron porque el ente regulador, a nivel local, “hace poco y nada por resolver la situación de vecinos y vecinas a los que les cortan el gas de manera intempestiva”.

12

“Tal como lo habíamos anunciado, nos presentamos en ENARGAS y denunciamos allí todas las maniobras que está llevando adelante Camuzzi Gas del Sur en Tierra del Fuego y ENARGAS a nivel local, porque hace poco y nada por resolver la situación de vecinos y vecinas a los que les cortan el gas de manera intempestiva”, señaló Moises Solorza, referente del Partido Solidario en la provincia e integrante de la Multisectorial por la Soberanía.

Después recordó que hay vecinos a los cuales “por cualquier motivo le retiran los medidores, no justifican de ninguna manera los cortes del servicio a las 3 o 4 de la mañana y la verdad es que la desprotección que estamos teniendo en Tierra del Fuego es enorme, así que juntamos un montón de información y también la presentamos en la Unión de Usuarios y Consumidores”, comentó.

Solorza, en declaraciones a Radio Provincia, dijo que aportaron “toda la información, intentando generar antecedentes contra la empresa Camuzzi Gas del Sur, que es la que distribuye el gas en Tierra del Fuego convirtiendo cometiendo todo tipo de arbitrariedades. Porque ENARGAS, en Río Grande, no ejerce el rol de protección y defensa de los usuarios y consumidores de la provincia”, dijo respecto del ente estatal. En ese mismo sentido señaló que tomaron “la iniciativa desde la Multisectorial por la Soberanía y el Concejo Deliberante, para expresar estas arbitrariedades y el incumplimiento que está teniendo Camuzzi”.

Moisés Solorza se refirió también a la reunión que tuvo Mauricio Roitman, titular de ENARGAS, con representantes de las distribuidoras y transportistas de distintos puntos del país. Recordando que en ese encuentro “se había determinado que había que contemplar las situaciones de vulnerabilidad, que se debían implementar planes de pago y un montón de pasos, previos al corte o retiro de los medidores”.

“Pero en Tierra del Fuego nada de eso sucede, por eso pedimos una audiencia con Mauricio Roitman y presentamos una denuncia contra la empresa Camuzzi. Nosotros de todas maneras no nos vamos a quedar simplemente con la respuesta de ENARGAS, ya tenemos terminada una medida cautelar que vamos estar presentando tanto en Río Grande como en la Ciudad de Buenos Aires, para pedir que el juez se expida sobre el retiro de los medidores de la manera como lo están haciendo porque es criminal y desmedida”, remarcó el integrante de la Multisectorial por la Soberanía.

Cortes equivocados y desobediencia

Asegurando después que “no nos cabe ninguna duda que habría que revisar el contrato que tienen para prestar el servicio, necesitamos una medida urgente para proteger a los vecinos de Tierra del Fuego ya que el Estado está completamente ausente. Desde el gobierno tampoco se hace nada con una empresa que podría tranquilamente sentarse a dialogar, para hablar y que estas cosas no sucedan. Sabemos de señora de 80 años en Ushuaia a la que le han retirado el medidor, y encima lo hicieron porque se equivocaron de domicilio”, remarcó.

Solorza mencionó que hay usuarios “que decidieron sacar el cepo cuando se lo colocaban, estamos teniendo una peligrosa desobediencia contra una empresa que toma este tipo de decisiones. Es un camino riesgoso, que puede atentar contra la seguridad de las familias. Pero la empresa no da respuestas y eso explica este tipo de actitudes, que no corresponden porque pueden poner en riesgo a las personas”.

“Pero tampoco corresponde que las 3:00 de la mañana una empresa, sin identificación, sin una nota que anticipe que van a cortar el servicio, aparezca se lleve el medidor o ponga un cepo y que los vecinos se despierten a la madrugada muertos de frío. Eso tampoco está bien, hay que ponerle fin a lo desmedido de estas medidas y el Estado tiene que hacerse presente para garantizar un servicio que es absolutamente necesario y debe ser prioritario en Tierra del Fuego”, reclamó.

Entendió que este tipo de corte intempestivo del servicio “es una forma de amedrentar a la sociedad. La gente se endeuda por el temor que tiene de quedarse sin el servicio, en el marco de una situación realmente grave en nuestra provincia, donde tenemos una desocupación más alta respecto del resto del país. Vivir en Tierra Fuego no es para nada fácil, ni barato, y encima tenemos este tipo de medidas que utiliza la empresa para sembrar el terror y que al otro día los vecinos salgan a endeudarse donde sea para pagarles a ellos”, se quejó.

El referente de la Multisectorial por la Soberanía indicó que “por eso vemos que estas arbitrariedades son un herramientas que utilizan las empresas y cuando uno se presenta al ENARGAS, encuentra que ese ente está a favor de las empresas, tomando una actitud pasiva y casi despreciando los reclamos”. Advirtió que el Ente Nacional Regulador de Gas no está “teniendo el rol que debería tener un ente de control, porque no se pueden tomar este tipo de medidas cuando tenemos jornadas de 10, 11, 12° bajo cero”.

“Debería haber una posición de humanidad, de sensibilidad y de esto carecen estas empresas que lo único que quieren es recaudar. No les importa nada, están con estos controles donde le dicen a la gente que no tiene actualizado el circuito de gas -cuando son viviendas que tienen 25 años y obviamente no están actualizados a la norma que ellos mismos redactan- tienen un padrón de gente que trabaja y están ligados a estos mismos actores, que después son los mismos que te abren un agujero en la vereda y te ofrecen los servicios para que actualices tus instalaciones y resulta que, arbitrariamente, todos tus artefactos no sirven más”.

“La gente entonces tiene que poner 70 u 80.000 $ para actualizar todo y ponerlo bajo la nueva norma. Norma que uno cumplía cuando construyó su casa, pero el Estado está poniendo a funcionar un circuito casi corrupto para realizar estas actualizaciones, mientras los vecinos quedan desprotegidos por todos lados”, expresó.

Para concluir, dijo que con estas actitudes “siembran el terrorismo empresarial, nosotros creemos que hay que hacerlo visible y lamentablemente tuvimos que venir a la ciudad de Buenos Aires a golpear puertas, como la Asociación de Usuarios y Consumidores, redes multisectoriales, para ver si tenemos algún tipo respuesta en la sede central de ENARGAS, porque en la provincia no lo conseguimos”. “Lamentablemente el ENARGAS está del lado de los empresarios y los usuarios estamos desprotegidos”, sentenció Moises Solorza.

Comentarios
Compartir