Por qué la variante Delta es una mala noticia para los niños

3

Las hospitalizaciones de menores de edad alcanzaron un máximo histórico pandémico. En la última semana de julio, hubo casi 72.000 nuevos casos de coronavirus en niños en EEUU, casi una quinta parte del total de las infecciones conocidas en ese país

El mundo está viviendo una nueva ola de rebrotes por COVID-19 debido a la expansión de la nueva variante Delta, surgida en la India en diciembre del 2020. La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó que la mutación, que ya representa más de tres cuartas partes de los nuevos casos de COVID-19 en muchos países, será la predominante en todo el planeta en los próximos meses. Y los propios Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de los EEUU admitieron semanas atrás que sus últimos estudios determinaron que las personas vacunadas pueden contagiarse y contagiar a otras, aunque ratificaron que las vacunas son altamente efectivas.

Así como se aprendió a esta altura que el virus no sabe de fronteras, es probable que al igual que ocurrió con la cepa original y las otras variantes, una vez que Delta entra a los países, comienza a circular e impacta más desfavorablemente -con mayor riesgo de hospitalización- en la población más vulnerable. Si bien las vacunas COVID-19 han hecho un trabajo extraordinario para acabar con las enfermedades y la muerte, los no vacunados están asumiendo las mayores dificultades, especialmente en Estados Unidos, que tiene una población que incluye a unos 50 millones de niños menores de 12 años y son aquellos a quienes todavía no se les ha aceptado aplicar la inyección. En EEUU, los casos pediátricos de COVID-19 se están disparando junto con los casos entre los adultos no vacunados.

Las hospitalizaciones de niños han alcanzado ahora un máximo histórico pandémico. En la última semana de julio, se informaron casi 72.000 nuevos casos de coronavirus en niños, casi una quinta parte del total de las infecciones conocidas en los EEUU y una duplicación aproximada de las estadísticas de la semana anterior.

“Es el mayor salto en la pandemia hasta ahora entre los niños”, alertó el doctor Lee Beers, presidente de la Academia Estadounidense de Pediatría. La semana pasada, esa misma estadística subió a casi 94.000.

Los casos pediátricos más graves se encuentran entre los peores de la pandemia hasta la fecha. En el sur, donde las comunidades han luchado por conseguir las inyecciones y el entusiasmo por las mascarillas ha sido irregular, las unidades de cuidados intensivos en los hospitales infantiles están llenando su capacidad. En varios estados, los trabajadores de la salud dicen que los niños, muchos de ellos previamente completamente sanos, están empezando a enfermarse y deteriorándose más rápido que nunca, sin un final obvio a la vista.

Las vacunas COVID-19 han hecho un trabajo extraordinario para acabar con las enfermedades y la muerte. Pero a medida que la variante delta hipertransmisible golpea a Estados Unidos, los no vacunados están asumiendo las mayores dificultades, una población que incluye a unos 50 millones de niños menores de 12 años. En todo el país, los casos pediátricos de COVID-19 se están disparando junto con los casos entre los adultos no vacunados.

Riesgo de enfermarse

Los niños permanecen, como lo han estado durante toda la pandemia, con un riesgo mucho menor de enfermarse gravemente con el coronavirus, especialmente en comparación con los adultos no vacunados. Con tantos niños que no pueden acceder a las vacunas y su salud depende de quienes los rodean, los padres y tutores ahora deben navegar por la realidad de que Delta representa un peligro más grave para todos, lo que significa que también es un peligro más grave para los niños.

Comentarios
Compartir