Piden que Pablo Moyano vaya a juicio oral por ser jefe de una asociación ilícita

El fiscal en lo penal de Lomas de Zamora Sebastián Scalera pidió este lunes que Pablo Moyano vaya a juicio oral y público por ser "jefe" de una asociación ilícita en el Club Independiente.

5

La asociación ilícita, según la fiscalía, está conformada por una facción de la barrabrava y parte de la dirigencia del Club Atletico Independiente. Se trata de un segundo tramo de la causa donde sólo remite a Pablo Moyano, ya que está en etapa de debate oral y público varios acusados como Pablo «Bebote» Álvarez, el ex líder de la barrabrava de Independiente, también es considerado «jefe» de la asociación ilícita.

Para pedir el juicio, el fiscal valoró los dichos de Álvarez como «arrepentido» quien involucró a los Moyano así como de otros integrantes de la barrabrava, escuchas telefónicas, el análisis de varios teléfonos secuestrados, y varias declaraciones testimoniales, entre otras.

Según la hipótesis de la acusación, la asociación ilícita tuvo su inicio para desplazar al entonces presidente de Independiente Javier Cantero, para garantizar el arribo de los Moyano a la dirigencia: para ello recurrieron a «aprietes» que –según Scalera- fueron «subvencionados» por Pablo Moyano, Noray Nakis y Héctor Maldonado. Por ello, el plan común era de garantizar la llegada de los Moyano y por otro reposicionar a la barrabrava en el club de Avelaneda.

Con los Moyano en el poder, según el fiscal, la barrabrava recibió cuotas sociales pagas, bonos de ingreso a espectáculos deportivos, el financiamiento de viajes dentro y fuera del país, la entrega de dinero en efectivo, y hasta «Bebote» Álvarez dijo que hasta tenía aspiraciones políticas en la institución deportiva.

Damián Lagarone, integrante de la barra brava, días antes de los partidos en que el equipo jugaba de local se dirigía en persona a la empresa Integradores S.A, y entregara un pendrive a Juan Pablo Canosa o Ignacio Malvestiti, hijos de los principales socios y directivos de la empresa, el cual tenía un extenso listado con más de mil nombres de socios del Club Atlético Independiente, con el fin de que la empresa cargara en sus respectivos carnets los bonos necesarios para que estas personas pudieran ingresar al estadio. En ese sentido, se imprimían los comprobantes de pago de las cuotas sociales de cada uno de los que integraban la lista, y las entradas que eran repartidas entre la barra brava.

La fiscalía desarrolló que luego la relación entre Moyano y «Bebote» Álvarez se rompió, y el primero de ellos manifestó intenciones de competir con una agrupación propia en la elección de autoridades del Club Atlético Independiente, iniciativa que fue trabada por la dirigencia.

Comentarios
Compartir