Papa Francisco: «Algunos me querían muerto»

4

El pontífice denunció que dentro del Vaticano planificaban el cónclave después de su operación de colon

El papa Francisco denunció que algunas personas dentro del Vaticano lo «querían muerto» después de la operación de colon a la que se sometió a principios de julio, e incluso aseguró que hubo encuentros para preparar el cónclave para elegir a su sucesor. Francisco también le respondió a quienes lo tildan de «comunista» por hablar «siempre de la cuestión social». Sus declaraciones fueron publicadas este martes por la revista La Civiltà Cattolica, que reporta los encuentros que el Papa mantiene con miembros de la orden religiosa en sus viajes fuera de Italia.

«Todavía estoy vivo, aunque algunos me querían muerto», sostuvo Francisco en un diálogo con jesuitas la semana pasada durante su viaje a Eslovaquia. «Incluso hubo encuentros entre prelados que pensaban que el pontífice estaba más grave de lo que se dijo. Preparaban el cónclave. ¡Paciencia! Gracias a Dios, estoy bien», comentó.

Francisco se refirió de esa forma a los movimientos dentro de la Curia romana tras la operación de colon a la que se sometió el cuatro de julio en el hospital Gemelli de Roma, en la que le extrajeron 33 centímetros de intestino para tratar una estenosis diverticular. El Papa estuvo internado diez días en el hospital antes de volver a su residencia en Santa Marta, momento en el que circularon rumores de una posible renuncia.

Francisco destacó sorprendido que las internas del Vaticano llegaron hasta los medios de comunicación. «Hay una gran cadena de televisión católica que habla continuamente mal del Papa sin ningún problema. Puede que yo personalmente me merezca estos ataques e insultos, porque soy un pecador, pero la Iglesia no se merece esto: es obra del diablo», sostuvo al respecto.

«También hay clérigos que hacen comentarios desagradables sobre mí. A veces pierdo la paciencia, especialmente cuando emiten juicios sin entrar en un diálogo verdadero. Ahí no puedo hacer nada», manifestó Jorge Bergoglio.

En otro tramo de su diálogo con los jesuitas eslovacos, Francisco se refirió a las críticas a su pontificado por centrar la atención en los temas sociales. «Algunos me acusan de no hablar de la santidad. Dicen que hablo siempre de la cuestión social y que soy un comunista. Y sin embargo escribí una Exhortación Apostólica completa sobre la santidad», respondió y agregó: «Yo sigo adelante, no porque quiera hacer la revolución. Hago lo que siento que debo hacer».

Comentarios
Compartir