Nunca se disculparon: hace un año un submarino nuclear de EEUU realizó ejercicios militares conjuntos con el Reino Unido en Malvinas

89

Hoy las autoridades diplomáticas de Estados Unidos y las del Reino Unido aparecen escandalizadas ante la comunidad internacional por el desplazamiento de tropas rusas en las inmediaciones de sus fronteras con Ucrania.

Lo cierto es que hace un año EEUU y el Reino Unido realizaban ejercicios militares conjuntos en aguas del Atlántico Sur, donde el Reino Unido mantiene la ocupación ilegal de las Islas Malvinas, pero además revelaron la presencia de un submarino nuclear, lo que representa una amenaza al pueblo argentino en su conjunto y una violación a los acuerdos de la ONU que definen a estas aguas como zona de paz y cooperación.

El alerta inicial sobre la presencia del USS Greenville (SSN 772) en la zona fue realizada por el gobernador fueguino Gustavo Melella, quien denunció que este hecho, reconocido por el propio Comandante de la fuerza de submarinos en el Atlántico de los EEUU (COMSUBLANT), constituye “una violación flagrante a la Zona de Paz y Cooperación del Atlántico Sur aprobada por resolución 41/11 de la Asamblea General ONU”.

Según información oficial de los Estados Unidos, la presencia de la nave en el Atlántico sur respondía a ejercicios de colaboración con la aviación británica, que demuestran “el alcance global de ambas naciones”. Desde el COMSUBLANT además se afirmó que la base inglesa se encuentra en el “Territorio Británico Independiente de Ultramar (BIOT, por sus siglas en inglés) en las Falklands Islands”. Esta defensa de la soberanía inglesa sobre Malvinas va en contra “de las resoluciones de la ONU y la posición oficial del gobierno de Estados Unidos”, según también advirtió Melella.

Más tarde reaccionaria la Cancillería Argentina expresando su grave preocupación por los acontecimientos denunciados por el Gobernador Gustavo Melella.

Pese a esta gravísima situación, ni siquiera el propio embajador Argentino en EEUU Jorge Arguello se manifestó públicamente el respecto, lo que contrasta con su posición pública de denuncias como el 23 de diciembre del 2011 cuando desde su cuenta de Twitter denunciaba una situación similar a la vivida el año pasado.

Al parecer solo las potencias globales se pueden dar el lujo de romper los acuerdos internacionales sin siquiera pedir disculpas al respecto y tiempo después se escandalizan públicamente cuando un país que consideran adversario moviliza tropas en ejercicios similares.

Gravísimo: Un submarino nuclear de EE.UU opera en el Atlántico Sur con apoyo británico

Comentarios