Mujer le puso piloto automático a su auto Tesla mientras daba a luz

24

Una mujer comenzó con el trabajo de parto mientras estaba demorada en el tránsito de Philadelphia; puso el vehículo en piloto automático hacia el hospital mientras ella y su esposo recibían a su hija en el asiento delantero

Los autos Tesla ofrecen un sistema de conducción autónoma, que fue lo que activó Keating Sherry para ayudar a su esposa Yiran a dar a luz a su hija Maeve en el asiento delantero del auto, camino al hospital

Lo más importante: la nena y su madre están bien. La beba se llama Maeve Lily, pero estuvo a punto de ser anotada como Tess. El nombre era un homenaje al auto Tesla en el que la niña nació mientras el vehículo vadeaba el tránsito de una autopista en Philadelphia y llevaba a su madre, su padre y su hermano al hospital. El detalle: manejaba la computadora de a bordo.

Los protagonistas de esta historia son Yiran Sherry (la mamá), Keating Sherry (el papá), Rafa Sherry (el ahora hermano mayor) y el auto Tesla. También jugó un papel importante el tránsito de Philadelphia, que frenó el camino de la familia, que se dirigía a dejar en el jardín de infantes al pequeño Rafa, para luego ir al hospital.

La madre había comenzado con contracciones leves temprano en la mañana, y calculaban que les daría tiempo para dejar a Rafa y luego ir la hospital. Pero apenas se subieron al auto la madre comenzó con contracciones cada vez más fuertes, y a los pocos minutos rompió bolsa. Entendiendo que no iban a llegar a tiempo a hacer todo porque avanzaban muy lento por el tránsito, le ordenaron al auto que se dirigiera al hospital, a unos veinte minutos de donde estaban, y se dispusieron a recibir a su hija en el habitáculo.

Yiran Sherry intentó demorar el nacimiento todo lo posible, mientras su esposo la ayudaba con el trabajo de parto. Él, por su parte, según describió, mantenía una mano en contacto con el volante y trataba de tranquilizar a su hijo.

El auto fue avanzando lentamente por el tránsito y finalmente llegó al hospital, ya con la pequeña Maeve en brazos; las enfermeras cortaron el cordón umbilical en el asiento delantero del auto, y luego ingresaron a ambas, madre e hija, a los chequeos de rutina (salió todo bien).

La niña captó la atención del hospital, donde se la conoció como la “bebé Tesla”; según cuentan sus padres, las enfermeras desfilaban por la habitación para conocer a la niña que tuvo un nacimiento tan inusual.

Todo esto pasó el 9 de septiembre, pero se conoció recién ahora, cuando el Philadelphia Inquirer publicó la historia, que trae una la vuelta de tuerca inédita a una noticia ya conocida.

Son incontables los bebés que no pudieron esperar a que sus padres llegaran al hospital y nacieron a mitad de camino, en el auto. Pero esta es la primera vez (conocida, al menos) en que el nacimiento se da en auto se maneja solo, cortesía del polémico modo de piloto automático que incorporan los autos Tesla, y que el resto de los fabricantes de autos está implementando, con mayor o menor éxito.

Los vehículos autónomos son el gran objetivo de la industria automovilística, y Tesla es una de las compañías más avanzadas en este rubro. Pero también, una de las que más accidentes conocidos acumula con este sistema (algunos mortales), que permite delegar en la computadora interna del auto la navegación del vehículo; el sistema todavía está lejos de ser infalible; de ahí que, más allá de que se permita al auto decidir el camino y hacer las maniobras necesarias, es fundamental para la persona sentada frente al volante estar atenta ante una eventualidad que la computadora puede no saber cómo resolver.

Comentarios
Compartir