“Me siento mal, no puedo respirar bien”: el angustioso mensaje del boxeador Óscar de la Hoya

15

El boxeador grabó un video desde el hospital. Asegura que resultó contagiado con la covid-19, a pesar de tener el esquema completo de vacunación.

El excampeón mundial de boxeo Óscar de la Hoya dijo el viernes que ha sido hospitalizado tras resultar contagiado con coronavirus, por lo que se vio obligado a cancelar su combate de regreso contra Vitor Belfort de la próxima semana.

De la Hoya, de 48 años, explicó en un video publicado en Twitter que necesitó de ese tratamiento hospitalario a pesar de estar totalmente vacunado.

“Quería que escucharan directamente de mí que, a pesar de estar totalmente vacunado, he contraído covid y no voy a poder pelear el próximo fin de semana”, dijo el expúgil mexicano-estadounidense.

“Preparar este regreso lo ha sido todo para mí en los últimos meses y quiero agradecer a todos su tremendo apoyo”, afirmó.

“Actualmente estoy en el hospital recibiendo tratamiento y confío en que volveré al ‘ring’ antes de que acabe el año”, auguró el actual promotor boxístico. “La última pelea de De la Hoya data de 2008, cuando fue avasallado por el filipino Manny Pacquiao en Las Vegas.

En junio de este año, De la Hoya anunció su regreso al cuadrilátero para enfrentar a Belfort, luchador brasileño de artes marciales mixtas, el 11 de septiembre en el Staples Center de Los Ángeles (California).

En medio de la pandemia, hay personas que son escépticas de la vacunas y, en algunos casos en el mundo, han terminado falleciendo por la covid-19.

Durante la pandemia, David Parker, el dueño del club nocturno Louis, en North Yorkshire, se convirtió en un activista antivacunas en el Reino Unido. En varias de sus publicaciones se mostraba desconfiado de los biológicos e incluso creía que había una especie de conspiración entre los medios de información y las farmacéuticas para difundir sus bondades frente a esta enfermedad.

La noticia es que Parker falleció en agosto del presente año, tras luchar por un tiempo contra la enfermedad del coronavirus. De 56 años, fue hasta el final un frecuente crítico de la vacunación e incluso muy poco antes de morir aún se burlaba de las farmacéuticas al insinuar que la covid y las vacunas eran producto de una conspiración.

“Siento la necesidad de publicar información aquí para las personas que no están recibiendo el otro lado de la historia debido a que los medios no son imparciales. Cuando se investiga quién financia a los medios, se llega a las empresas farmacéuticas. Quién sabe quién tiene razón o quién está equivocado. Si me equivoco, levantaré la mano, pero no me quedaré en silencio”, dijo una vez desde su cuenta de Facebook.

Comentarios
Compartir