Macri, en problemas: Sus verdaderos testaferros, los negocios como presidente y la demencia de Franco

Mariano, el hermano del expresidente Mauricio Macri, lo destrozó en el libro "Hermano", escrito por el periodista Santiago O'Donnell, que se publicó este viernes (23/10) de la mano de Penguin Random House. Negocios, testaferros, sociedades offshore, operaciones en el dólar Contado con Liquidación (CCL) y cuando se quedó con los negocios del padre tras declararlo insano: “Inexorablemente, si funcionaran las cosas en nuestro país, si tuviésemos un país que nos diera tranquilidad para nuestros hijos y nuestros nietos, y fuera más justo, una persona con determinadas conductas tendría que ir presa y pagar con su libertad”, disparó.

23

Como presidente, Mauricio siguió haciendo negocios y dejó huellas por todos lados. En el tema de las empresas de energía alternativa, tuve información por parte de Esteban Nofal, un amigote que se vínculo con ellos a partir de la representación de mi hermana y también porque me llevaba cosas a mí. Entabló una relación que él valora con Mauricio y el grupo. Incluso hizo una intermediación en la compraventa de uno de los parques eólicos del grupo y se supone que gano una comisión jugosa.

Esteban estaba en una sociedad que estudiaba muy activamente a las empresas que habían ganado parques en licitaciones. Había analizado muy en detalle a Isolux, una empresa que tenía un problema legal muy fuerte. El gerente general estaba imputado en la justicia. Esteban me dijo: “En los análisis que hicimos, la empresa valía, mínimo, 15 millones de dólares. Y supe que lo llamaron desde Casa de Gobierno y lo apretaron, le torcieron el brazo para que vendiera en 1 millón y medio». Y la compró Socma. Estas cosas después vuelven por otros lados, esa maniobra que hicieron con la compra de parques eólicos y solares para cumplir con la energía limpia en Argentina que promovía el gobierno de Mauricio. Sabían que podían constituir un consorcio y ganar la licitación, pero que, eventualmente, después iban a tener un serio problema de conflicto de interés y no iban a poder firmar contrato con el poder concedente. Entonces, se hicieron de esos parques para después vender las empresas y poner testaferros en ellas. Lo tuvieron que hacer así porque el conflicto de intereses era muy evidente: es lógico, está favoreciendo a tu familia, a tus hermanos.

En todas esas operaciones de energía alternativas, a nosotros [Mariana, Florencia y los hijo de Sandra] la empresa nunca nos pasaba un papel, solamente información escuetas, muy técnicas, y no presentaban en asociación con quién, cuál era el contrato de asociación, qué ponía cada uno. Y yo después me enteraba porque le contaban a Esteban Nofal. En un momento me dijo que Maffioli le había explicado que Gianfranco se llevaría, de tales y cuales parques, el 85%. Se quería llevar el 85% del negocio. Yo me reí. Son informaciones que nunca nadie presentó. Pero en otro momento, según Esteban, Maffioli y le dijo: “No, bueno, en realidad es un disparate y yo estoy negociando el 50%». ¿El 50 de qué? Nunca había una explicación de cuánto ponía cada socio o por qué se llevaría qué.

Después surgió en los diarios que había un banco en Luxemburgo que le hizo un préstamo Gianfranco. Y apareció un entramado de empresas en las que el grupo no deja rastro, no pone huellas digitales, pero probablemente las cabezas Socma estuvieron en el armado. Lo que hacen de manera que haya todo un fronting, que no se vea quién está detrás. Figura una empresa con gente que estuvo en otro negocio, en otra cosa relacionada a alguien conocido de Mauricio o a algún campo en el cual él tuvo participación.

La impunidad es lo único que pudo resguardarlos de lo que estaban haciendo. Cuando empezaron a hacer negocios, descubrieron que lo que podían hacer era a través de terceros en vez de dentro de Sideco.

Comentarios
Compartir