Machismo: Periodistas del Grupo Clarín denuncian violencia de género laboral

Conductoras de las señales televisivas y trabajadoras del diario reclaman contra la violencia de género laboral del Grupo. El debate y el reclamo por el machismo en los medios de comunicación.

44

En las últimas horas, la periodista Silvia Martínez Cassina alzó la voz y, en representación de sus compañeras dentro y fuera del Grupo Clarín, denunció la violencia de género laboral que sufren las periodistas en los medios de comunicación. Radio, gráfica y televisión entran en el combo. El rol de las mujeres en los medios, la resistencia a la capacitación de perspectiva de género, la lucha contra el discurso meritocrático y las micro-batallas que se siguen dando en el día a día, incluso con los propios compañeros de trabajo. En un mano a mano con BigBang, la conductora analizó el cuadro de situación y visibilizó la lucha que miles de mujeres están dando tanto en relación a las dispares condiciones de trabajo, como en lo que respecta a la línea editorial con la que se siguen reproduciendo los micromachismos en los medios.

El disparador fue el anuncio institucional publicado por el diario Clarín el primero de julio, en donde se presentó la programación de El Trece, dejando de lado a las mujeres que integran los equipos periodísticos de cada uno de los programas. «Desplazan y acallan voces. Afuera, El Trece firma acuerdos de equidad en los medios. Adentro, la realidad es esta. Después de 23 años compartiendo la conducción todos los mediodías, me da vergüenza ajena. No soy la única. Perspectiva de género. Faltamos en los medios», advirtió Martínez Cassina, quien a su vez es delegada gremial de Sipreba. Sus compañeras de señal salieron a respaldarla de inmediato: algunas con un apoyo público, otras por mensajes privados. «Todavía hay miedo de hablar y de visibilizar lo que nos pasa», reconoció la periodista.

Imagen

El caso de Martínez Cassina tiene dos vertientes de análisis claras: por un lado, la violencia de género laboral que impera en los medios de comunicación. Por el otro, la persecución hacia los delegados gremiales, no sólo en tiempos «de pandemia» y ajustes, sino también en un momento en el que la sociedad reclama por la carencia de la perspectiva de género y de inclusión en los medios de comunicación. «Hay diferencias brutales en lo que respecta a las exigencias que tenemos las mujeres en los medios de comunicación, en especial en la televisión; pero es algo que se replica también en las redacciones y en las radios. Delante o detrás de la pantalla te llevan a ‘tener que soportar’ situaciones que no están bien, chistes cosificadores que no van más. Incluso esto del ‘Bueno, ni un piropo se te puede decir’ sigue vigente», advierte la periodista.

 

Comentarios
Compartir