Línea Siete si no cobra, se va: «No estamos preparados para travesías off road»

109

Línea Siete si no cobra, se va: «No estamos preparados para travesías off road»

El subgerente de Línea Siete, Hugo González, advirtió que si el Municipio no paga la deuda de subsidios, rescindirán el contrato y ya fue hecha la presentación ante el Ministerio de Trabajo. Además piden mayores costos por el deterioro de las unidades, debido al estado de las calles de la ciudad.

Por FM Del Pueblo sostuvo que hay un retraso de “tres meses y medio” y que “hicimos una presentación al Ministerio de Trabajo advirtiendo la situación e informando que si no se paga lo adeudado la empresa va a rescindir el contrato por incumplimiento”.
Dijo que para hoy “está prevista una transferencia que no cubre toda la deuda” y expuso las condiciones en que están circulando los vehículos, “las vicisitudes que tienen que pasar en las calles de tierra, porque son coches de 15 toneladas de peso, que no están preparados para hacer travesías ‘off road’. No son ni 4×4, no son una Hummer, ni un Unimog, ni anfibios. Son vehículos diseñados para una travesía urbana y nosotros los estamos exponiendo a situaciones límite, que terminamos pagando”, se quejó.
Se le preguntó si no sabían que venían a Tierra del Fuego, con las condiciones propias de la zona, y respondió que “una cosa es el hielo, otra cosa es el barro, y otra las lagunas que hay, los pozos profundos, el barro compuesto por muchos minerales que provocan cortocircuitos en el sistema eléctrico. Hay serios problemas de comunicación entre el motor y la computadora. Son paquetes de cables que llevan datos y cualquier interferencia produce errores. Llega un momento en que la computadora colapsa y no sirve más”, expuso de los problemas en el sistema de las unidades.
“Sabíamos que veníamos a situaciones delicadas, no que íbamos a necesitar equipos anfibios”, reiteró González.
Y aseguró que “no retiramos las unidades de circulación por respeto a la gente. Intentamos que la Municipalidad entendiera el problema y la respuesta fue no pagarnos”.
No obstante, reconoció que hoy “el 80% de las calles están en buenas condiciones”, pero “después de pasar por todos estos problemas, los vehículos quedaron deteriorados”.
Ahora pedirán mayores costos por las reparaciones que deben efectuar, como condición para continuar con el servicio.
Además, piden cambios en el boleto estudiantil, que estaría “financiando la empresa”: “Los escolares pasan con el carnet y sin la SUBE, por lo tanto no tenemos registro de cuántos transportamos. No estamos en condiciones de decir si esta va a ser una ciudad rentable. Planteamos que se hiciera un carnet con la foto de cada escolar y se cargara en la SUBE el monto del subsidio. Hasta ahora el dinero de esos escolares lo está poniendo la empresa, y estamos subsidiando escolares, maestros, profesores, que suben y pasan gratuitamente”, afirmó.
Sobre el monto fijo que pagaba el Municipio en base a las tarjetas SUBE entregadas, dijo que “no se condice porque no tenemos forma de saber la gente que sube. De 70 personas que suben, pagan 20”, expresó tras haber realizado “varios recorridos” para ver lo que está ocurriendo.
Y agregó que “la SUBE que pasa por la máquina no le queda registrada a la empresa, sino a Nación. En el mes de junio, sin los escolares, con 14 coches circulando en vez de 18 (por las vacaciones), estoy recaudando más y gastando mucho menos. Cada escolar que sube implica un peso y el colectivo gasta más”, cuestionó.
Consultado sobre el monto que pedirán de más, dijo que “estamos evaluando los costos por rotura de las unidades y vamos a hacer un reclamo para que se nos haga una devolución con mayores costos por estas malas condiciones de las calles. Hemos circulado por calles que no son urbanas. Hay unidades estropeadas por las vibraciones provocadas por los pozos, más el congelamiento de válvulas por acumulación de hielo”.
Se le preguntó por las quejas de los usuarios ante la falta de calefacción de los colectivos. “Las unidades tienen una calefacción mínima, no es que no tengan calefacción. Yo compré un termómetro, medí la temperatura en los coches y la realidad es que no hace cero grado. El termómetro indica un valor aproximado de entre 13 y 14 grados, que no es para tanto por un viaje de quince minutos”, respondió.
No precisó el monto por mayores costos pero advirtió que esperan el pago como condición para continuar. “Hay una falta de pago y el municipio se comprometió a pagar antes del 31. Deben pagarlo porque nosotros no podemos seguir subsidiando el transporte en Río Grande. La gente estuvo viajando durante cuatro meses sin pagar un peso, no nos pagan y encima nos hacen circular por calles que son un desastre”, concluyó.

Comentarios
Compartir