La dieta sin gluten está de moda para adelgazar, pero ¿realmente funciona?

Muchos famosos dicen que perdieron peso por sacar el gluten de sus dietas, pero los nutricionistas y dietistas los cruzan debido a que "no existe evidencia científica" para tal hecho. Estudios indican que el consumo frecuente de productos celíacos para personas no celíacas puede desencadenar diabetes tipo 2.

17

El alza de las dietas sin gluten para personas no celíacas que desean adelgazar despertó la atención de los nutricionistas y dietistas.

El gluten es una proteína que se encuentra en la semilla de cereales como el trigo, la cebada, el centeno y derivados, y posiblemente en la avena. La intolerancia a esta se llama celiaquía, que es una enfermedad autoinmune por la cual se inflama la parte próxima del intestino delgado. El único tratamiento eficaz para esta condición es una dieta estricta y exenta de gluten.

Pero los productos sin gluten son cada vez más populares entre las personas que no poseen celiaquía, ya que decidieron eliminar esta proteína para bajar de peso.

La oferta de los productos sin gluten ha crecido un 136% entre 2013 y 2015, según EFE.

Pero luego de publicaciones y artículos que afirman que la dieta celíaca permite bajar de peso, los nutricionistas salen al cruce. «No hay ninguna evidencia científica de que una persona que no sea intolerante al gluten tenga que dejar de tomarlo para adelgazar«, advirtió Belén Rodríguez, profesora de la Escuela Universitaria Real Madrid de la Universidad Europea y del Máster en Entrenamiento y Nutrición Deportiva a la agencia de noticias.

El médico gastroenterólogo Luis Cueva le dijo a La Vanguardia que «a veces la gente puede pensar que quitándose el gluten adelgaza porque los celiacos suelen ser delgados. Los que padecen celiaquía en realidad están así por lo general por problemas de malabsorción de su enfermedad de base. Pero aún sin padecer celiaquía, muchos famosos afirman que han perdido peso al dejar de comer gluten. Es cierto. Pero por lo general esta pérdida de peso se debe a que eliminan un grupo entero de alimentos, como el pan, la pasta y cereales. Eso significa que comen menos calorías totales, pero no específicamente por dejar el gluten«.

Un estudio del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe de Valencia reveló que los panes sin gluten tenían un contenido significativamente mayor de lípidos y ácidos grasos saturados; las pastas sin gluten poseían una cantidad  menor de azúcar y proteínas y las galletas sin gluten contenían un contenido significativamente menor de proteína y un contenido más alto de lípidos. Estas diferencias nutricionales podrían afectar el crecimiento en niños y aumentar el riesgo de obesidad infantil.

Como si estos argumentos fueran poco, un grupo de investigadores de la Universidad de Harvard en Estados Unidos afirmó que las dietas sin gluten, lejos de resultar beneficiosas para la población no celíaca, parecen aumentar el riesgo de desarrollo de diabetes tipo 2.  

 

Comentarios
Compartir