La cervecera chilena CCU invertirá $4.500 M para duplicar su producción en el país

19

Mientras algunos de sus coterráneos están decididos a abandonar el país, la chilena Compañía de Cervecerías Unidas (CCU) decide redoblar la apuesta en el mercado local.

Con la presencia del presidente Alberto Fernández en un acto en su fábrica de Luján, la empresa del país vecino acaba de anunciar un inversión de $4.500 millones, con el objetivo de incorporar nuevas tecnologías, duplicar su capacidad productiva en los próximos tres años y generar unos 550 puestos de trabajo, directos e indirectos. Los nuevos equipos le permitirán a CCU envasar más de 200 latas por minuto.

El proyecto también contempla la inclusión en el complejo industrial de paneles solares y equipos elegidos por su eficiencia energética y positivo impacto ambiental.

La inversión anunciada implica la puesta en marcha de nuevas salas de cocimiento, tanques de fermentación y reposo, línea de envasado, almacén de repuestos e insumos y nave logística. Las obras civiles y parte de la nueva tecnología serán de producción nacional, mientras que el resto de los equipos provendrán de Alemania y Polonia.

Durante la reunión, el CEO de CCU, Patricio Jottar, indicó que durante los 25 años de trayectoria de la empresa en el país, han invertido más de USD800 millones. “El aporte de CCU en Argentina va más allá de los productos que nacen en sus fábricas. Buscamos ser un socio activo en el desarrollo del país y de su gente.”

Por su parte, Fernando Sanchis, Gerente General del grupo, indicó que “más allá de la complejidad del contexto que está atravesando el país, esta inversión es una prueba del compromiso con el que CCU y sus accionistas miran a la Argentina. Estamos comprometidos y aquí nos vamos a quedar, por eso tenemos la visión de duplicar el tamaño de esta cervecería para abastecer de manera competitiva el mercado argentino, y a la vez generar oportunidades de exportaciones a los diversos países en los que CCU está presente”.

Además de su segundo puesto en el mercado cervecero nacional, la empresa también tiene participación en el negocio de las sidras, licores, destilados y vinos.

Su portfolio de marcas incluye las cervezas Schneider, Heineken, Miller, Imperial, Amstel, Sol, Grolsch, Warsteiner, Isenbeck, Santa Fe, Salta, Córdoba, Norte, Palermo, Bieckert y Kunstmann; las sidras Real, La Victoria, y Sáenz Briones 1888; los licores El Abuelo; los vinos La Celia; los piscos Mistral y Control C.

La compañía emplea aproximadamente a 1.800 personas sólo de manera directa; posee cinco plantas industriales; seis centros de distribución propios y trabaja con una red de más de 170 distribuidores. Además, abastece a 5.000 pymes y genera 20.000 puestos de trabajo en toda la cadena de valor.

El grupo, fundado en 1902, es controlado por Inversiones y Rentas, propiedad de la filial Quiñenco del Grupo Luksic y la holandesa Heineken International, los que conjuntamente poseen el 60% de las acciones.

Comentarios
Compartir