La cargada de Guillermo Francella a Independiente luego del triunfo de Racing en el clásico de Avellaneda

11

“Buen día… hermosa mañana, ¿verdad?”… la frase que Guillermo Francella instaló en el mundo del fútbol por su antigua película de Extermineitors IV: Como hermanos gemelos, de 1992, volvió a ser utilizada por el artista fanático de la Academia. Aunque esta vez le agregó una pizca de condimento: “Nah, lo que fue ésta vez, ¡lo que fue ésta vez! ¡Pac!”.

Es habitual el vínculo del actor con la Academia. Durante toda su carrera, el notable cómico apeló al recurso de mencionar a Racing en sus trabajos. Brigada Cola, Casados con Hijos, El Secreto de sus Ojos o Un argentino en Nueva York son algunos ejemplos de ello.

 

Es que Racing se impuso por 2 a 1 ante Independiente en el estadio Libertadores de América-Ricardo Bochini y quedó al menos momentáneamente en la cima de su grupo, en el marco de la séptima jornada de la Copa de la Liga Profesional. A los tres minutos de iniciado el partido, el Demonio Gabriel Hauche abrió el marcador en favor de la Academia, mientras que en la segunda etapa igualó de manera transitoria Lucas González y Enzo Copetti selló el triunfo albiceleste a 5 minutos del final.

La Academia, que hilvanó su tercer triunfo en hilera (1-0 a Talleres de Córdoba y 4-0 a Atlético Tucumán, los anteriores), es un equipo que va “de menos a más” en lo que va del torneo, según lo revelado por Fernando Gago. Sin embargo, el propio entrenador recomendó poner el pie en el freno y “no anticiparse demasiado, porque el torneo es muy largo”.

Pintita desestimó también la posibilidad de cobrarse “una revancha” por el mal desempeño anterior que le cupo en Aldosivi de Mar del Plata, su anterior institución. “No quiero hablar de revancha. Es un ciclo diferente, en el que estamos todos en crecimiento para poner un equipo competitivo en cancha en todos los compromisos”, manifestó el DT.

El público local, tras la derrota, insultó al presidente de la institución, Hugo Moyano, quien tuvo que solicitar la ayuda de su seguridad personal para calmar a un grupo de exaltados socios que se había agolpado en los ventanales del palco oficial.

 

 

 

 

Comentarios
Compartir