Julián Serrano, un youtuber en escena

56

Julián Serrano, un youtuber en escena.

«¡Que lo vengan a ver, que lo vengan a ver, todos los que dijeron que Jota Esse no iba a poder!» El coro fanatizado de chicas se agolpa lo más cerca posible del exiguo escenario de La Trastienda. Desde la barra lo único que se observa es un compacto mar de brazos y celulares encendidos atentos a los mensajes de Twitter que se van sucediendo sobre el telón.

Esa cortina funciona como equivalente de cualquiera de las pantallas (fijas o móviles) desde las cuales miles de fans entran en contacto diario con el mundo de Jota Esse (Julián Serrano), compuesto de videos y toda clase de actividades en las redes sociales. El mundo youtuber del que Serrano es figura estelar en la Argentina y que funcionó como trampolín para esta primera aparición en vivo, tan exitosa que tendrá hoy dos funciones más.

Ese mismo mundo, ajeno a los convencionalismos y a la lógica que hasta aquí rige en el armado de los espectáculos musicales para el público adolescente, impone nuevas reglas. Por eso, estos recitales agotaron sus entradas sin la ayuda de un solo afiche callejero. Con la promoción en las mismas redes sociales de las que Serrano es amo y señor alcanzó y sobró. Las serranistas ocuparon todo el espacio disponible en La Trastienda (libre de sillas y de mesas) y le entregaron a su ídolo una versión en frasco chico del pogomás grande del mundo.

Durante casi dos horas, Serrano les entregó a cambio todo lo que ellas fueron a buscar con un show que insinúa en su concepción el modo en el que se comportan los preadolescentes y adolescentes nacidos y criados en el mundo digital. Una muestra de lo mucho que podría cambiar en el futuro cercano la idea misma de show y la conexión entre artista y público. ¿Ejemplos? «¡Un fuerte grito! Ya no pido aplausos porque nadie aplaude», dice, risueño, al presentar a uno de sus invitados.

Nadie se distrae o se dispersa en el momento en que decide frenar las canciones y convertir el escenario en un living, acomodarse en un sillón y hablarle a una cámara de video. Las imágenes se reproducen en el telón de fondo, transformando el recital en un chat. Y habrá varias facetas más del nuevo mundo en el que convergen el artista y su público.

En ese chat que nadie considera simulacro, se sientan junto a Serrano su hermana Yolanda y Alejandro Tommasi, el amigo de Paraná (lugar natal del cantante) que todos conocen como «el Gordo Chon». También pasan por el escenario un DJ, cuatro jovencísimas coristas y la otra gran figura de la noche, Oriana Sabatini, novia de Julián y compañera de andanzas en los tiempos deAliados.

Sobre pistas musicales pregrabadas, un seguro y desenvuelto Serrano canta en vivo una antología de sus éxitos de YouTube, mezcla de pop latino, reggaeton y rap, en un show muy prolijo en términos visuales y de puesta en escena.

En el final invitará a las incansables fans a acompañarlo en la repetición del último de sus hits («Mírame») para el videoclip que se grabará allí mismo. Jota Essequiere ganar espacio y darle una evolución a su carrera artística y musical, pero sin perder la conexión con el mundo en el que se dio a conocer. Hoy, en La Trastienda, a las 17.30 y a las 20, dará otro paso en esa dirección.

Comentarios
Compartir