Jeremy Strong, protagonista de Succession: «Los dos grandes impulsos en la vida son el amor o el poder»

En el brutal y cínico drama de HBO sobre una familia ridículamente rica, manipuladora y cruel abundan las actuaciones magistrales. El actor detrás de Kendall Roy sobre el éxito de la serie y del papel que lo llevó a la cúspide de su carrera

22

Con cinco nominaciones a los premios Emmy – que se estregan el próximo domingo 22 de septiembre- y recién estrenada su segunda temporada, HBO ya prepara una tercera entrega de Succession, su aclamada tragicomedia que sigue las disputas de la familia Roy intentando sobrevivir a ellos mismos y al competitivo mundo de los medios de comunicación. Un gran guión, un impecable elenco y una medida justa de comedia y drama, da como resultado una serie que, entre empatía y disgusto, todos deberían estar viendo.

En Succession nadie puede fiarse de nadie. La traición es inminente en cada miembro de la familia Roy con personajes que buscan el mismo objetivo: tener el poder, caiga quien caiga.

Es la primera serie estadounidense de un guionista que ha marcado la televisión y el cine británicos de este siglo: Jesse Armstrong. Además de escribir guiones para Veep, Black Mirror (aquel memorable «Toda tu historia» sobre emociones rebobinadas) y The Thick of It, fue el coautor de series como Peep Show (2003-20015) o Babylon (2016).

«No quería una versión falsificada del mundo», dijo. Y lo consiguió.

Succession se trata de los personajes. La serie retrata a una familia muy poderosa, dueña de un conglomerado de medios cuya cabeza -el patriarca Logan Roy (Brian Cox), un hombre ególatra, despiadado, intolerante y tirano- está gravemente enfermo, lo que hace que sus hijos empiecen la lucha por el poder. Él deberá decidir cuál de ellos lo sucederá. O al menos eso nos hace creer, con Logan nunca se sabe.

Kendall Roy, el personaje de Jeremy Strong, es un hombre destrozado, devastadoramente magnético. En menos de dos temporadas, Kendall ha caído en desgracia en casi todas las formas imaginables.

Kendall es el hijo más indicado para asumir las riendas, sin embargo, sus propias debilidades y ambiciones le hacen más difícil el camino ante la mirada de Shiv (Sarah Snook) y Roman (Kieran Culkin), sus dos otros hermanos que quieren lo mismo que él: control y poder.

«Él es un adicto, y una de las formas en que se manifiesta para no entrar en un caos total es que necesita mantener un control real de las cosas. Su adicción, en cierto sentido, se ha convertido en una adicción al poder, y tener todo bajo control», asegura Strong (gran olvidado en los Emmy 2019), que además agrega que este personaje con tantos matices representa un gran peso y desafío.

Succession es una clase magistral de personajes patéticos. Pese a que reconoce que él y su personaje vienen de mundos distintos, consigue tener empatía por él. Siente pena, dice. Kendall es un hombre que no tiene momentos de alegría y está vacío.»Está dañado y puede ser tan despiadado como su padre».

En la primera temporada, el plan de la destrucción no le resulta, y Kendall parte la segunda temporada más bajo que nunca. Los espectadores se encuentran con un hombre desmoronado con una necesidad desmedida de agradar o destruir a su padre.

En Succession también está el hermano mayor, Connor (Alan Rick), que no ha trabajado un día de su vida y ahora quiere ser presidente de Estados Unidos; el primo Greg (Nicholas Braun)-que ahora pide que lo llamen Gregory-, quien acepta abusos y ser el chico de los mandados para ser aceptado; y Tom (David Macfadyen), el marido de Shiv, que cree que tiene habilidades de sobra para destacarse cuando lo cierto es que es considerado un inútil por todos.

Lo importante no es quién va a quedarse con el poder. Es una ficción morbosamente irresistible. Para Strong, la mirada profunda y cínica de Jesse Armstrong es la clave. A su vez cree que la necesidad del público de ver algo real, crudo, también puso a la serie a ese nivel. «Estamos comprometidos en contar una historia realmente honesta sobre estas personas».

-Llevó casi seis meses de producción la segunda temporada de «Succession» ¿Cómo te sientes?

– Trabajar es energizante para mí. También es increíblemente agotador debido al peso que siento yo sobre este personaje, dadas las circunstancias y donde lo dejamos al final de la temporada pasada, que por supuesto es ahora la base, y punto de partida de esta temporada. Releí «Crimen y castigo» antes de comenzar esta temporada, y Jesse Armstrong, el director, me había estado enviando algunos artículos sobre personas quienes habían experimentado lo que mi personaje experimentó.

– ¿Cómo fue filmar ese penúltimo episodio del primer temporada, desde el accidente hasta la larga marcha de regreso a la fiesta de bodas?

– Es un verdadero desafío filmar una o dos semanas una secuencia de 10 o 20 minutos donde necesitas, en cierto sentido, mantener esa nota clave menor todo el tiempo. Así que tienes que mantenerte en ese tono, y, en un sentido, en crisis. Y luego las escenas posteriores, donde tengo esa escena con mi padre. Estuvo a punto de experimentar esa crisis. Entonces, en cierto sentido, mucho de esas presiones y traumas, fueron real. Ese colapso y el desmoronamiento final fue muy verdadero para mi.

– ¿Sientes pena por Kendall?

-Ciertamente siento algo de lo difícil que es para él. No lo ha tenido fácil. Ha sido muy dañado. Lo han pasado por escurridor, y él no sabe cómo hacerle frente. Creo que tiene la capacidad ser tan despiadado como su padre, una vez que su padre esté fuera del camino. Pero en el escrutinio fulminante de su padre, Kendall tiene dificultades en su propio poder. Pero creo que lo hará. También creo que es una persona más sensible e introspectiva que su padre. No tuvo una madre para criarlo o cuidarlo, y su padre solo habla el lenguaje de la fuerza y ​​el dominio. Yo ciertamente siento pena por él.

¿Ha sido difícil retratar todos los matices del personaje?

-Eso, en cierto modo, es la gran alegría de hacerlo. Como actor, siempre están buscando material que te lleve a través de toda la gama de experiencias y emociones. Entonces sí, ha sido increíblemente desafiante. Pero ha habido una progresión: cuando vemos por primera vez a Kendall rapeando en el auto, tratando de vanagloriándose, es bastante fatuo, medio auténtico. Luego lo hacen girar tantas veces, que su identidad se forje en esa adversidad. Pero sí, ha sido un regalo este show para mí, y también un gran desafío. Me puedo relacionar con él. Soy muy diferente y no vengo de nada como lo que viene Kendall pero veo esta historia como la historia arquetípica de la ambición, y puedo relacionarse con eso. La ambición frustrada, y tener héroes, y tener un deseo de probarse a sí mismo, pero no sentirse lo suficientemente bien o tener dudas. Leí una entrevista con Lachlan Murdoch donde dijo «No es fácil despertar y ser yo, ir a trabajar e invocar una confianza que podría no estar realmente allí. Pero tienes que tenerlo. Tienes que vivir el rol que le han asignado «. Así que es algo con lo que me puedo identificar ya que tengo que estar a la altura de esto.

–¿A qué atribuye el éxito del programa?

– Jesse corazón y alma, en cierto modo. Cuando hablas con él, te das cuenta de eso. Es decente y tiene un eje moral muy definido, pero también un gran sentido de humor. Jesse tiene real profundidad. Además, creo que el público está hambriento de algo que tenga un sonido real. Creo que en este espectáculo estamos comprometidos y nos esforzamos por hacer un sonido genuino. Para tratar de contar una historia realmente honesta sobre estas personas. Está ambientado en este enrarecido mundo, pero creo que es una historia sobre la individualización y la familia. Los dos grandes impulsos en la vida son el amor o el poder. Y este show se trata de eso, en la forma en que se cruzan y a veces chocan unos contra otros. Y también cuando el poder se convierte en el mayor impulso, eso puede crear una cosa tóxica. Y en el núcleo de una familia como esta, que es tan poderosa en el mundo, la toxicidad puede volverse muy peligroso. Como algunas familias muy poderosas que están en el mundo ahora.

-¿Para Kendall es difícil conseguir el control en situaciones más imprevistas ?

-Bueno, al menos en este momento, mi personaje es menos volátil y no tan divertido como Roman (Kieran Culkin). Creo que Kendall es bastante serio. No creo que no tenga humor, pero creo que se equivoca en el lado de la seriedad. Una vez leí sobre cómo James Murdoch ata sus cordones muy herméticamente. Es solo una de esas [pequeñas] cosas que te da mucho. Hay una agresión que tiene Kendall, una sensación de control. Él es un adicto, y una de las formas en que se manifiesta para no entrar en un caos total es que necesita mantener un control real de las cosas. Porque podía caer en el caos muy, muy rápido. Entonces su adicción, en cierto sentido, se ha convertido en una adicción al poder, y tener todo bajo control.

-¿Estamos viendo cosas nuevas de Kendall esta temporada?

-Eso creo. Al final de la primera temporada, Kendall perdió todo lo que era esencial para él: su impulso, su sentido de integridad. Así que para recuperar algo positivo de nuevo, el amor podría ser lo único que traería a una persona de vuelta.

Fuente: Infobae

Comentarios
Compartir