Hidrógeno Verde: la nueva tecnología cero emisión y como Tierra del Fuego podría liderar su producción

30

Los desafíos son claros: el cambio climático esta en la agenda global, hay que bajar la temperatura del planeta y limitar al máximo los gases de efecto invernadero en el menor tiempo posible. Y para lograrlo, el hidrógeno verde se perfila como la mejor solución.

El magnate y fundador de Microsoft, Bill Gates, es conocido por sus acertadas predicciones de tecnología, ciencia o enfermedades. En 2021 dio su veredicto y dijo que el hidrógeno verde es la energía del futuro.  Según el libro de Gates, titulado “How to avoid a climate disaster” (Cómo evitar un desastre climático), este combustible es la mejor innovación de los últimos años para combatir el efecto invernadero.

Este último fenómeno ocurre por la quema de combustibles fósiles para las industrias y básicamente para producir todo lo que se consume actualmente

Una manera de generar menos gases de efecto invernadero es empleando energías renovables, un campo donde el hidrógeno verde aparece como el gran protagonista.

¿Qué es?
El hidrógeno es un gas con muchas cualidades y aplicaciones. “Es muy liviano, más que el aire y muy poco denso”, explicó Thomas Hillig, fundador de ThEnergy, una empresa que impulsa el uso del hidrógeno verde.
También es muy abundante en la Tierra, pero siempre combinado con otros elementos químicos, como el agua.

Según indicó Hillig, el hidrógeno ya se utiliza en la industria, pero el 99% se produce de fuentes no renovables, como el gas, carbón o petróleo. Es decir, es un hidrógeno ‘gris’ o ‘marrón’ y sigue siendo contaminante.
Para producir hidrógeno verde, se puede recurrir a la electrólisis, un proceso que consiste en la descomposición de las moléculas de agua (H2O) en oxígeno (O2) e hidrógeno (H2).

En la generación del hidrógeno verde, no se utiliza ni se emite dióxido de carbono, porque la electrólisis es un proceso ‘limpio’ y hecho en fuentes de agua dulce. Además, el oxígeno regresa al río en forma de vapor de agua. Otra manera renovable de generarlo es a través de las turbinas eólicas.

De allí que este químico sea calificado como el precursor de la ‘descarbonización de la economía’, es decir, el paso de los combustibles fósiles a energías 100% renovables.

¿Cómo se lo utiliza?

Prototipo del camión de Volvo, fabricado con ‘green steel’, un material hecho a partir del hidrógeno verde.

Según Hillig, el hidrógeno verde es más poderoso que la gasolina e igual de inflamable. Un poblado pequeño de Alemania ya emplea esta tecnología para generar casi ocho megavatios de energía eléctrica, indicó.
La industria química también lo puede utilizar para la producción de fertilizantes. Y puede funcionar como un combustible ‘limpio’ para camiones, autos, barcos y aviones.

Mientras que la siderúrgica ya tiene avances para producir lo que llaman ‘el acero verde’ o ‘green steel’.
La empresa minera SSAB asegura que está usando hidrógeno verde en lugar de carbón para crear ‘green steel’, que podría reducir hasta un 10% de las emisiones anuales de CO2 en Suecia.

El primer lote de este acero verde ya fue comprado por el fabricante de autos Volvo, que no solo apunta a construir carros con este material, sino también baterías.

¿Cuánto cuesta?
“El mayor desafío es cómo lo transportamos, se lo puede hacer de forma líquida, pero es costoso”, dice el doctor Mayken Espinoza, profesor de la Escuela Politécnica del Litoral (ESPOL).

Espinoza comenta que la ciencia aún explora diversas maneras para transportar las moléculas del hidrógeno verde. Otro reto es cómo almacenarlo, porque al ser un gas con tan poca densidad es complicado evitar fugas. En la ESPOL, por ejemplo, trabajan sobre cómo mejorar las actuales baterías de combustible o ‘fuel cells’.

El precio es también una limitante, y sobre lo que Bill Gates se refirió en una entrevista: “No sé si lograremos producir hidrógeno verde a un precio accesible, pero si lo hiciéramos resolvería muchos problemas”.

Antes de la crisis geopolítica, derivada en parte por la invasión rusa a Ucrania, la producción de hidrógeno verde costaba entre USD 3 y USD 8 por kilogramo.

Mientras que al momento, el valor es de USD 4,8 y USD 6,6 por kilogramo. El mercado anual de hidrógeno verde se estima llegará a USD 89.000 millones en 2030, según la Agencia Internacional de la Energía (IEA)

¿Qué países lo buscan?
En abril de 2020, la Comisión Europea colocó al hidrógeno verde como una parte central en su estrategia para frenar el cambio.  En el caso de Alemania, el embajador de ese país en Ecuador Philipp Schauer, mencionó que en 2050 se han propuesto tener una huella de carbono cero.

“Para lograrlo debemos movernos hacia la energía eléctrica a partir de fuentes renovables, pero lo que no se puede electrificar debe usar hidrógeno verde”, apuntó Schauer.

Pero el país tiene un obstáculo, porque puede producir hasta un 10% de este hidrógeno verde, el 90% restante debe importarlo.

Además, esta tecnología sería una apuesta de Alemania para reducir su dependencia de gas y petróleo ruso.
Estados Unidos también busca una cuota de la tecnología del hidrógeno verde. El presidente Joe Biden prometió en su plan energético que este combustible verde tendrá el mismo costo que el convencional.

Además, hay esfuerzos en la región, por ejemplo, Chile está construyendo su primera planta de hidrógeno verde, con una inversión de USD 38 millones. Colombia y Perú tienen planes
similares.

Y a nivel privado, las petroleras Shell y Repsol están explorando la tecnología.

La carrera por instalar plantas electrolizadoras, que puedan generar el hidrógeno verde, también ha empezado. En la actualidad hay 11 plantas de este tipo, y seis están en Europa.

Que acciones esta impulsado Tierra del Fuego en Argentina para liderar la carrera en la producción de Hidrogeno Verde

En este nuevo escenario global, la provincia de Tierra del Fuego presenta grandes ventajas muy competitivas para la generación de Hidrogeno Verde.

Los primeros estudios técnicos realizados ubican a Tierra del Fuego como la provincia con las condiciones ideales para la producción y exportación de Hidrogeno Verde, vientos de calidad internacional, tierras extensas e inhabitadas, acceso ilimitado al agua, al transporte marítimo y gas natural para el caso del hidrogeno azul, serían los elementos que ubican a Tierra del Fuego en un escenario ideal a nivel global.

Tierra del Fuego avanzó con un estudio técnico financiado por el CFI y luego con un convenio de cooperación firmado con la empresa Total Energies líder mundial en desarrollos energéticos.

Durante este año al gobernador Gustavo Melella destacó la posibilidad de que “con esto podremos empezar generar energía limpia, aportando a disminuir los efectos del cambio climático, logrando una transición energética sustentable y sostenible, generando inversiones y puestos de trabajo para los fueguinos”.

El mes pasado se conoció el proyecto de la empresa estadounidense MMEX en Tierra del Fuego. La compañía invertirá USD 500 millones para construir un campo eólico de hasta 300 MW y una planta de electrólisis para producir 55 toneladas de hidrógeno vede por día que serán exportadas en su totalidad.

Hay dos elementos sobre los cuáles se basó la decisión del proyecto: hacerlo en una zona franca, como Tierra del Fuego que posee condiciones fiscales especiales, y además sin conexión con el mercado energético argentino, destinando el 100% del hidrógeno a la exportación.

Una vez finalizado, el proyecto generará exportaciones entre USD 115 y 180 millones al año. El proyecto tiene por delante 3 meses de evaluaciones técnicas, otros 6 meses para la construcción del campo eólico en la ciudad de Río Grande y un plazo de 2 a 3 años para producir al máximo de su capacidad. La ciudad fueguina resulta estratégica por su ubicación, que permite la conexión con los océanos Pacífico y Atlántico para transportar el producto a diferentes mercados, y por las condiciones de viento que permiten la generación de energía eólica óptima.

La planta generará 1500 puestos de trabajo durante la construcción y 300 puestos fijos de trabajo calificado cuando comience a operar. Y también traerá otro beneficio vital para Tierra del Fuego, según un convenio entre MMEX y el gobierno provincial. “Como Tierra del Fuego no está interconectado al sistema energético nacional, podemos integrar nuestro proyecto para atender las necesidades energéticas de Ushuaia y Río Grande”

MMEX tiene un socio tecnológico para llevar adelante el proyecto: Siemens Energy, líder en la fabricación de equipos de electrólisis que permiten la transición a la energía limpia. Una de sus filiales, Siemens Gamesa, ya se encuentra realizando los estudios que permiten evaluar con precisión el recurso eólico.

La provincia de Tierra del Fuego sigue recibiendo la atención de las energéticas globales que buscan el lugar ideal para la producción de Hidrogeno con cero emisión.

Comentarios