Faller marca la continuidad de la mano dura de Trump durante el gobierno de Biden

43

Esta última semana estuvo signada por la fuerte polémica que generó el recibimiento oficial por parte del municipio de Ushuaia al almirante Craig Faller, Jefe del Comando Sur del ejército de Estados Unidos bajo el mando del Pentágono y que fuera responsable a inicios del mes de febrero de este año, de operaciones conjuntas con el ejército Británico en las Islas Malvinas operando un submarino nuclear, hecho que constituye una amenaza directa al pueblo argentino y que fuera denunciado enérgicamente por el propio gobernador de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, Profesor Gustavo Melella.

Lo cierto es que el almirante Craig Faller ya viene ocupando el cargo de jefe del Comando Sur desde la gestión del presidente Donald Trump y se lo considera su mano dura para alinear a los países emergentes en el sur del continente.

Un dato importante, surgen de sus declaraciones ante las comisiones de seguridad en el congreso de los Estados Unidos, donde da cuenta de sus objetivos estratégicos, ya en el año 2019 manifestó los movimientos del poder blando de China en el hemisferio occidental, desde la construcción de puertos hasta el intercambio de información sobre el espacio y la oferta de tecnologías inalámbricas 5G, «tienen objetivos duros» con implicaciones militares que están atrayendo una mayor atención en Washington, dijo el almirante a cargo del Comando Sur de Estados Unidos en el Senado.

Faller advirtió que en 2019 otros tres países latinoamericanos se habían apuntado a la nueva Ruta de la Seda china (sumando ya 19 naciones) y que un total de 29 gobiernos tenían programas financiados por Pekín (muchos de ellos de contenido militar, para formación de mandos y donación de equipos). Destacó asimismo que algunos proyectos de infraestructura a cargo de China, como los puertos o terminales marítimos que está construyendo (por ejemplo, en ambas bocas del Canal de Panamá) «tienen valor para futuros usos militares».

 

 

Luego a inicios del mes de febrero del 2020 reafirmo el mensaje ante el congreso norteamericano poniendo un especial énfasis en la amenaza que representa para Estados Unidos y sus socios estratégicos el avance de China y Rusia en la región.

Lo cierto es que la amenaza real y fáctica en la región para los Estados Unidos y sus socios, gira en torno a intereses económicos e inversiones de gran envergadura que podrían reposicionar a la argentina en el escenario internacional, lo que constituye una amenaza concreta para los intereses de Estados Unidos y el Reino Unido como principal e histórico aliado.

El arribo a la argentina del almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur de EE.UU revela una contundente señal de continuidad de la policita exterior norteamericana en la región, evidentemente no cambiaron los actores militares y tampoco las acciones y la hoja de ruta de condicionamientos que pretende materializar Estados Unidos en América Latina.

En este sentido, pese a que las elecciones presidenciales dieron un giro desde la violencia simbólica de Trump encarnada en su retórica, hacia un liderazgo más conservador encarnado por el demócrata Joe Biden, la política exterior norteamericana sigue el mismo rumbo que en los tiempos de Trump.

LOS INTERESES DE EE.UU. AMENAZADOS EN AMERICA LATINA

En el caso de argentina, se avanza junto a China en un millonario plan de inversiones en materia de infraestructura, energía, minería, transporte y exportaciones de alimentos, lo que causa una enorme preocupación para la Casa Blanca y el Pentágono.

El acuerdo porcino y la construcción de la central Nuclear IV en Campana son dos de los proyectos más importantes y que contemplan inversiones por 30 mil millones de dólares.

Además de la construcción de la planta Hidroeléctrica El Tambolar y la de Chihuido en Neuquén, a la vez que la hidroeléctrica Potrero del Clavillo

Instalación de una estación de Energía Fotovoltaica de Jujuy Cauchari: que podría convertirse en el más grande de Sudamérica en su tipo, que incluye más de 1.180.000 paneles solares ubicados a 4020 metros sobre el nivel del mar, construido por Power China y Shanghai Electric.

Inversión en el Parque Eolico «Cerro Arauco» de La Rioja, la estación Hidroeléctrica «Los Blancos»

El Dragado del Rio El Salado

La transmisión eléctrica del complejo Hidroeléctrico Condor Cliff-La Barrancosa.

Acuerdos para la construcción de un Polo Energético Zarate (Gas) y desarrollo de gasoductos en Vaca Muerta.

Realización de un acueducto y plantas potabilizadoras

Remodelación del puente Chaco-Corrientes Corredores Viales

Desarrollo de un polo logístico de gran envergadura en Tierra del Fuego para potenciar la puerta de entrada a la Antártida y la logística marítima de la región.

Por último, Xi Jinping sueña con cerrar la llegada de la tecnología 5G a Argentina de la mano de Huawei y, de esta manera, competir directamente con Estados Unidos por las telecomunicaciones.

En el caso de la relación Argentina con Rusia, en el año 2008 ambos países elevaron el rango de su vínculo al de Asociación Estratégica Integral. El acuerdo suponía fortalecer la cooperación política, comercial, científica y tecnológica al máximo nivel. Con ese marco, en 2015 meses antes de las elecciones Argentina y Rusia firmaron un acuerdo para construir la sexta central nuclear. Sin embargo, la asunción de Macri representó un giro en las relaciones exteriores y el proyecto se frenó.

Actualmente los capitales rusos están interesados en reflotar el plan para construir una planta nuclear con un reactor de uranio enriquecido y agua liviana con una potencia de 1.200 megavatios. De acuerdo a estimaciones preliminares podría demandar alrededor de 6.000 puestos de trabajo en mano de obra local y la sustitución de combustible fósil generaría un ahorro neto superior a los u$s20.000 millones en un plazo de 20 años.

También manifiestan un claro interés por avanzar en la represa de Chihuido I que está valuada en u$s 2.250 millones. La iniciativa lleva seis años de dilaciones y se paralizó durante el mandato de Macri como parte de la austeridad fiscal acordada con el FMI.

Otro de los proyectos en carpeta es el del Tren Norpatagónico. La intención sería unir el puerto de Bahía Blanca con los chilenos de Concepción y Talcahuano y tendría un desvío hacia Añelo y Rincón de los Sauces. Esto permitirá llegar a Vaca Muerta y tener un transporte más económico para la llegada de insumos y la salida de productos. Se estima que generará de manera directa 690 puestos de trabajo.

Además de desarrollar acuerdos comerciales en alimentos que serían ampliamente favorables para la argentina, mas allá de los tristes anuncios de limones durante el mandato macrista con Estados Unidos.

Lo cierto es que la amenaza real y fáctica en la región gira en torno a intereses económicos e inversiones de gran envergadura que podrían reposicionar a la argentina en el escenario internacional, lo que constituye una amenaza concreta para los intereses de Estados Unidos y el Reino Unido como principal e histórico aliado.

Se espera que en las próximas semanas la embajada de Estados Unidos siga operando  en contra de los intereses de argentina, demonizando la figura de China y Rusia utilizando medios de comunicación locales que le son funcionales y presionando con sus operadores en vaca muerta y con las negociaciones en el FMI, entre otras varias herramientas de condicionamiento.

Vuoto se rinde ante los Estados Unidos por 8 palas y 4 cascos

Gravísimo: Un submarino nuclear de EE.UU opera en el Atlántico Sur con apoyo británico

Repudio del Observatorio Malvinas al intendente Vuoto por acto oficial y ofrendas a militar de Estados Unidos

Malvinas: La Agrupación Gremial Peronista 1° de Mayo rechazó la presencia militar de EE.UU. en Ushuaia

 

 

Comentarios