Estiman que tras el pago del Boden15 las reservas liquidas caerían a niveles críticos

60

De los U$s 33.401 millones difundidos, las reservas líquidas apenas llegan a los 7.300 millones.

Con las reservas internacionales en 33.401 millones de dólares y deuda próxima a vencerse, el ministro de economía Axel Kicillof salió a asegurar que el pago de deuda va a concretarse para ahuyentar el temor de pesificación que levantó la resolución de la CNV de la semana pasada. Aun así, el fantasma de la corrida devaluatoria persiste en el imaginario colectivo. Por eso hoy aseguró que «no ha habido una caída fuerte de las reservas» monetarias del Banco Central, y minimizó el vencimiento del Boden 2015, al señalar que es algo que se sabe «hace 10 años que va a ocurrir» y están preparados para afrontarlo.

Cuántas reservas va a perder el BCRA para cancelar el Boden 15 aun se desconoce porque depende de la cantidad de bonos en manos de tenedores extranjeros. Suponiendo que la mitad de estos 6.500 millones de dolares es deuda interna, las reservas quedarían en 30.000 millones de dólares. Si las reservas fueran en aumento no sería grave, pero la tendencia creciente que venían registrando desde su mínimo en octubre del año pasado revirtió en julio y los fundamentals no anticipan que vuelvan a crecer vía superávit de balance de pagos.

En un informe publicado hoy, Dante Sica, ex secretario de industria y  director de la consultora Abeceb, estimó que «este año, el déficit de turismo y las ventas de dólar-ahorro se llevarán en conjunto la friolera de más de USD 14.000 millones». Según sus proyecciones en el último trimestre del año se van a destinar 1.600 millones para dólar ahorro y 1.800 millones al turismo, mientras que el superávit comercial sólo proveerá 332 millones» por lo que los ingresos esperados se le escapan al BCRA como agua entre los dedos.

Para atajar esta caída, autoridades del BCRA se dirigieron a China en busca de una ampliación del swap (intercambio de pesos por yuanes convertibles a dólares) y obtuvieron 2.000 millones de los 7.000 que esperaban conseguir para que el pago del Boden15 la primera semana de octubre no repercutiera tanto en sus estados contables. A su vez, los términos del acuerdo implican vencimientos casi inmediatos.

Es que si bien las reservas son suficientes para honrar las deudas, su composición es heterogénea. De los 33.401 millones de dólares, se calcula que 10.130 millones son del swapacordado con China en septiembre y los 700 del préstamos del Banco de Francia en noviembre de 2014. De los 22.571 restantes, las reservas netas, otros 7.700 millones son encajes por los depósitos bancarios y por lo tanto no son de libre disponiblidad y otros 2.000 están paralizados por la orden judicial del juez de Nueva York, Thomas Griesa. Por ende, el tamaño de las espaladas propias del BCRA queda en poco menos de 13.000 millones de dólares.

De momento no se ha aprobado la cancelación de las deudas con los importadores, que se estiman desde los 5.500 a los 8.200 millones de dólares. Lo que dejaría a las reservas líquidas del BCRA en 7.300 millones de dólares según las estimaciones más optimistas.

Para Orlando Ferreres las reservas directamente «están exhaustas» y llegan a 6.356 millones si se descuentan «los swaps con China y Francia por 8.898; los pagos no realizados a bonistas por 1.923 millones; los depósitos privados en dólares por 8.316 millones y deudas de importadores por 8.106 millones».

¿Cómo se llega a fin de año?

Las medidas del BCRA hasta fin de año serán tendientes a reforzar estas espaldas que se verán adelagazadas por el pago del Boden en octubre y los intereses de los bonos Par, Bonar y Discount que vencen en noviembre y diciembre. Un informe de Ecolatina señaló el jueves pasado que «en el cuarto trimestre las reservas sufrirían un fuerte retroceso (7.000 millones de dólares), que llevaría al stock a 26.000 millones al finalizar el 2015».

El gobierno también deberá apuntalar la cantidad de dólares con un roll over o canje en el mercado interno si pretende colaborar en alejar al fantasma de la corrida cambiaria para el levantamiento del cepo del gobierno entrante y no subir el monto del piso psicológico de reservas internacionales. Según Sica, «de no tomarse medidas, las reservas se verían reducidas a 20.735 millones cuando se despida el año» por lo que concluye que el gobierno «buscará utilizar todas las herramientas a su alcance para llegar al traspaso de mando con un nivel de reservas en torno a los 28.000 millones».

Fuente. LPO.

Comentarios
Compartir