El sedentarismo en los niños podría aumentar el riesgo de padecer depresión en la adolescencia

21

Crear hábitos saludables es algo que debemos procurar iniciar desde la infancia, no solamente para que se vuelvan parte de nuestra rutina y estilo de vida, sino también, nos ayuden a prevenir o disminuir el riesgo de padecer ciertas enfermedades.

Como ejemplo, tenemos un estudio reciente, en el que se encontró que tener una infancia sedentaria, podría aumentar la probabilidad de que los niños padezcan depresión en la adolescencia.

Publicado en la revista Lancet Psychiatry, el estudio examinó la asociación entre síntomas depresivos y la actividad física y el sedentarismo, con la finalidad de analizar el impacto que podría tener el ritmo de vida en la posibilidad de que los adolescentes padecieran depresión.

De acuerdo con sus resultados, tras analizar los datos de 4.257 adolescentes, los niños que eran más inactivos a los 12 años de edad, tenían mayores probabilidades de presentar depresión al cumplir los 18 años, pues se encontró que una hora de comportamiento sedentario adicional por día, estaba asociado a un aumento de 8 a 11 por ciento de síntomas depresivos..

En su investigación, encontraron que no solamente las actividades físicas moderadas podrían ayudar a evitar que esto suceda, ya que también algunas actividades ligeras como caminar, tocar un instrumento o pintar, ayudaban a reducirlos.

Por ejemplo, se encontró que realizar 60 minutos diarios adicionales de actividades ligeras a los 12 años, se asociaba con una reducción del 10% de síntomas depresivos a los 18 años.

Y es que como ya lo hemos comentado en otras ocasiones, la actividad física no solamente ayuda a evitar problemas como la obesidad, sino que además, ayuda a mejorar el estado de ánimo en general, lo que ayuda a que los niños y adolescentes se sientan mejor con ellos mismos.

Hace un tiempo por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) citó la actividad física como un punto clave para el sano desarrollo, cuando habló acerca de los mayores riesgos para la salud de los adolescentes, entre los que se encontraban la obesidad y los problemas de salud mental.

Por lo tanto, como padres nos corresponde motivar a nuestros hijos a activarse más y dejar de lado actividades que promuevan el sedentarismo, como el uso de pantallas y dispositivos móviles, pues una vida más activa será beneficiosa para su salud mental.

fuente: infosalud

Comentarios
Compartir