El duro entrenamiento de Benjamín Vicuña para competir en el triatlón Ironman 70.3 de San Juan

16

El actor se propuso participar en la siguiente etapa de la exigente competencia; su entrenador habló con LA NACION y detalló cómo prepara su físico

Siempre fue deportista y entrenó con regularidad. Sin embargo, el nuevo desafío que le impuso a Benjamín Vicuña participar del triatlón Ironman lo llevó a encarar una preparación física especial que le demandó cuatro meses. Hoy, superado el primer objetivo en el mes de febrero, el actor de 43 años va por más: a fines de marzo se animará a ser parte del siguiente nivel de la competencia, aún más extremo, que se llevará a cabo en San Juan.

El protagonista de El primero de nosotros (Telefe) contaba con un buen estado aeróbico, producto de su entrenamiento regular, cuando decidió anotarse en la carrera por primera vez. Sin embargo, había que elevar ese nivel para poder competir. “Yo lo empecé a ver hace cuatro meses. Estaba muy alejado de la bicicleta y de la natación para una competencia Ironman. Dentro de un Ironman hay tres competencias: el Olímpico que es el que corrimos nosotros; el Half Ironman que es el doble de distancia; y el Ironman Full que es el doble de distancia. Hicimos el más corto, que eran 1500 metros de natación, 40 kilómetros de bicicleta y 10 corriendo”, detalló a LA NACIÓN su entrenador, Maxi Martínez Monzón (@maximmonzonn). Para llegar, Vicuña se entrenó en las tres disciplinas.

Benjamín Vicuña junto a su entrenador Maxi Martínez Monzón

La resistencia aeróbica fue clave para lograr el éxito tanto en natación, como en ciclismo y en running. Al comenzar el trabajo, el fin era alcanzar el nivel necesario para correr triatlón. Éste se realizó en gimnasio, con práctica de running en canchas de polo, después de ejercitar musculación, trabajos técnicos y mejorar su técnica de running. Luego se comenzó a complementar su trote con un día de actividades, en los que se incluía velocidad, “haciendo pasadas cortas o piques de cincuenta, cien o doscientos metros; otro día lo complementábamos con trabajo de fuerza: hacíamos escaleras subiendo treinta metros y bajando todas las gradas de la cancha de polo; y, finalmente, trabajos complementarios de gimnasia, como estocadas y peso muerto para fortalecer la zona media”, describió Martínez Monzón. Así, las prácticas que empezaron con distancias de tres kilómetros, a la semana siguiente se estiraban a cuatro y así sucesivamente hasta llegar a los diez kilómetros de running.

El entrenador de Vicuña aseguró que cualquier persona puede correr y prepararse para este tipo de competencias. Según el profesional, un principiante que empieza a correr puede ser una persona que no corrió nunca o alguien que ya hizo deporte o corrió muy de vez en cuando y tiene un recuerdo. En cada caso se observa el físico, si está excedido de peso, si tiene dolor de rodillas o si tiene algún problema motriz. “Si nunca hizo nada, primero se hace levantar la frecuencia cardíaca andando en bicicleta los primeros quince a veinte minutos. Luego se hacen algunos trabajos de fuerza, de menos a más, para que vaya empezando a sentir el cuerpo. Esto alternado con pequeños trotes en cinta para que vaya incorporando el deporte en su vida. Se trabaja con mucha paciencia. No hay que empezar a correr enseguida por seguridad, para que la persona esté firme en articulaciones y músculos. A la segunda o tercera semana arranca con el trote suave en pasto, para no tener tanto impacto”, señaló el profesor.

Benjamín Vicuña comenzó a entrenar con práctica de running en canchas de polo

Antes de empezar, es imprescindible un chequeo médico, de corazón y de evaluación del nivel de respiración. Se aconseja usar zapatillas de running con una buena plataforma y lo ideal, antes de comprarlas, es hacer un estudio de pisada para constatar que ésta no apunte hacia afuera o hacia adentro. Por medio de este estudio es posible evaluar si hacen falta plantillas internas. En algunos casos, en los que no se necesitan plantillas “se puede recomendar un calzado cuya base tenga fortalecido el apoyo para que no deje caer el pie hacia adentro o hacia afuera. Hay zapatillas que vienen preparadas para distintas pisadas”, aclaró Martínez Monzón.

Una vez listo para competir, para los que se inician hay carreras de 5 kilómetros y la preparación lleva entre tres y cuatro meses. El segundo nivel apunta a alcanzar los diez kilómetros y hacen falta unos seis meses de entrenamiento, con trabajo de gimnasia, fuerza y técnica. Los primeros objetivos son los de carrera. Después hay triatlones, medias maratones y maratones full de 42 kilómetros. Todo esto se puede extender viajando y corriendo afuera. “Hay un mundo en el running. Acá está muy avanzado. Hace quince años no se veía, casi no existía el triatlón, muy poca gente lo hacía. Ahora la gente tomó esas ganas de estar saludable, de cuidarse, de verse bien, de pertenecer a un grupo de deporte, de tener esos entrenamientos que te dejan con endorfinas, con alegría de haber transpirado, sintiéndote cada día más fuerte y más poderoso”, recalcó Martínez Monzón.

Antes de competir en el Ironman, Vicuña Estaba muy alejado de la bicicleta y de la natación para una competencia Ironman, afirmó su entrenador
Antes de competir en el Ironman, Vicuña Estaba muy alejado de la bicicleta y de la natación para una competencia Ironman, afirmó su entrenadorGentileza Maxi Martinez Monzón

Y agregó: “Todo el mundo puede correr, todo el mundo puede tener un entrenador para que lo guíe para avanzar. El entrenamiento es físico, mental y espiritual, las tres partes se unen. Es un 360 de la persona. Así lo hicimos con Benjamín Vicuña, abordando tododesde su running, su rugby en Chile, hasta la parte familiar, sus necesidades y adónde quiere llegar como deportista. Es un abordaje que contempla que la persona se sienta completa”

El próximo desafío

Maxi Martínez Monzón entrena y coachea al actor desde hace cuatro meses, desde la parte física, mental y espiritual, para estar preparado integralmente para la difícil competencia. “Benjamín Vicuña, no sólo es una excelente persona, es un tipo muy responsable y con mucha actitud. Lo que hace como profesional, desde las películas hasta las series de Netflix, de Amazon, en canales de aire o de cable, lo hace a conciencia y responsablemente. Así es también en el deporte. Cuando empezó, seguía la técnica que le enseñaba y estaba siempre pendiente de lo que le iba diciendo y ejecutando. Él es una persona muy real, muy tierra, con muchas capacidades”, afirmó el profesor.

¿El entrenamiento previo de Vicuña? En Chile jugó al rugby de los diez a los catorce años y fue clasificado para jugar en la selección de su país. “Tiene muy buenas condiciones deportivas, tiene buen físico porque es flaco y atlético”, destacó Martínez Monzón. Luego, desde que llegó a la Argentina, entrenó en gimnasio regularmente, con un personal trainer, tres veces semanales. “Hace unos cuatro meses lo empecé a entrenar y a coachear y sacamos esta variante del triatlón para dar un enfoque desde la vida al deporte, con tres modalidades que te mantienen muy activo y con muchas ganas de conocer el deporte, sostener las tres modalidades y de lograr objetivos. Está encantado con eso a sus 43 años”, remarcó.

El siguiente objetivo de Benjamín Vicuña es, el 27 de marzo, ir a San Juan a correr el Half de Ironman triatlón. Se llama 70.3 que es la distancia en millas de la competencia, que son 1900 metros de natación, 90 kilómetros de bicicleta y 21 kilómetros corriendo. Es una medida de triatlón muy grande y por eso van a haber postas. Entonces “es probable que un compañero haga el agua, yo ande en bicicleta y Benjamín termine con el running de 21 kilómetros. La idea es ir con los cinco hijos de él y con su novia Eli Sulichin. La intención de Benjamín es inspirar a la gente para que todos se animen a correr un triatlón, que no es algo imposible, que se puede hacer con un entrenamiento de tres o cuatro meses”, destacó el entrenador del actor.

Beneficios delrunning

-Ayuda a crear endorfinas.

-Mejora la respiración.

-Contribuye a ser más consciente del cuerpo.

-Promueve el hábito de una alimentación diaria más sana, bajando el consumo de gaseosas, harinas y azúcares.

-Perfecciona la técnica de running.

-Aporta constancia y regularidad para entrenar.

-Desarrolla la empatía con el grupo.

Comentarios
Compartir