Del triunfalismo económico a “no tenemos la seguridad de cumplir con el pago de sueldos”

En menos de dos meses, los funcionarios de Rosana Bertone pasaron de elogiar la “herencia” que le dejan a Gustavo Melella, a admitir que no saben si podrán pagar los sueldos. Los dos errores de concepto que llevaron a esta situación: los tres años de macrismo explícito de la gobernadora, y la deuda de u$s 200 millones que se viene gastando en obras innecesarias. El secretario de Estado que sumó 110% en lugar de 100% para hablar de la deuda provincial.

131

“No tenemos la seguridad de poder cumplir con el pago de los sueldos”. La declaración del jefe de Gabinete de Tierra del Fuego, Leonardo Gorbacz, cayó como una bomba ayer en la isla. “De acá a fin de año perderemos $ 450 millones. Un tercio por lo que se pierde de IVA, otros $ 150 millones por Ganancias, y más de $ 100 millones por la diferencia del dólar respecto de las regalías. Es el sueldo el que se ve afectado. Son fondos que van siempre a la cuenta general de gobierno y son utilizados para el pago de sueldos”, agregó, intentando explicar el desastre.

Es cierto que las decisiones del Gobierno Nacional tras perder las PASO afectan a Tierra del Fuego como a otras provincias, que recibirán menos fondos coparticipables como consec. Pero a los estatales fueguinos no les importa la explicación de índole nacional: recuerdan que durante tres años Bertone se alineó a las políticas de Macri, congelándoles el sueldo mientras la inflación trepaba por encima del 100%. Cuando ya se dio cuenta que luego de este apoyo perdía las elecciones, Bertone intentó «colgarse» de toda figura nacional que le asegurara un lugar. El ingenioso video «El Camaleón» se vitalizó rápidamente por todo Tierra del Fuego:

De todas formas, las oscilaciones políticas de Bertone ya habían desgastado su credibilidad. A diferencia de Gustavo Melella, que siempre se denominó «dentro del campo nacional y popular»; en la elección del 16 de junio ganó en primera vuelta por 51% contra 38% de Bertone. La buena gestión del actual intendente de Río Grande, que asume la gobernación el 17 de diciembre, también fue importante. Pero el congelamiento de sueldos estatales, junto al desfile de amigos “011” (por la características de los celulares propios de Buenos Aires) con sueldos cercanos o superiores a los 100.000 pesos, le restó votos a Bertone y le sumó a Melella, quien otorgó paritarias a los estatales riograndenses.

Hace menos de un mes, el discurso de los funcionarios de Bertone era otro. “Melella recibiría un Estado provincial ordenado en sus cuentas, pudiendo pagar los salarios y las jubilaciones en tiempo y forma. Nada tiene que ver con el desastre que encontró Bertone cuando asumió”, declaró el 24 de julio pasado Víctor Díaz, secretario de Hacienda.

Además, Díaz apuntó que “eso sin tener en cuenta que va a ser el primer gobernador en recibir de su antecesor 150 millones de dólares para ejecutar obras públicas”. Por último, Díaz cometió un error que despertó ironías y sonrisas entre los fueguinos. “El endeudamiento en dólares representa el 33%, el otro 77% lo heredamos de sus aliados políticos”, señaló, sin percatarse que la deuda total puede ser 100%, pero no 110%, lo que resulta de sumar 33 más 77 puntos. Es más, siguen publicadas notas con estas declaraciones, sin advertir el error: http://www.provincia23.com.ar/2019/07/29/el-endeudamiento-en-dolares-significa-el-33-y-el-otro-77-lo-heredamos-de-sus-aliados-politicos/

Además, la supuesta deuda virtuosa, que se hace más impagable a medida que sube el dólar, pasó en dos meses, según declaraciones de diversos funcionarios del gobierno provincial, de 170 a 160 millones, mientras que ahora quedan 150 millones. “Si seguimos así, cuando asumamos van a quedar menos de 100 millones”, se lo escuchó ironizar a Melella con su equipo de trabajo.

Melella, amable y vengativo

En su afán por alinearse con el Gobierno Nacional, Bertone tomó una deuda innecesaria a comienzos de 2017, como demuestra que en un año y medio sólo haya gastado u$s 50 millones del total de 200. “Rosana no es muy inteligente para los cálculos políticos. Creyó que Macri se quedaba 8 años, se endeudó, declaró ciudadano ilustre a Juan José Aranguren, y sobre el final se apoyó en el kirchnerismo, pero ya era tarde”, describe con amargura uno de sus máximos colaboradores, que ya no sabe cómo hacer para que Melella le acepte la invitación a un café.

El próximo gobernador, apodado “El Curita” no solo porque fue seminarista, sino también por su tono tranquilo de cura barrial y sus costumbres austeras; también pierde la calma antes los adversarios políticos que le juegan sucio. Con Bertone nunca más se habló. Un caso llamativo es el de un funcionario ultrabertonista del Tribunal de Cuentas Provincial (TCP), que al día siguiente a la elección entró gritándole «traidores» a muchos de sus empleados. Enojado con él por este y otros motivos, Melella llegó a decir que “va a terminar trabajando en un bar”, aunque luego tomó en consideración su capacidad de trabajo, y quizás lo termine reciclando en otra función.

Melella sabe que le espera una herencia económica tan o más difícil que la recibida por Bertone de Fabiana Ríos. Por la administración provincial, y también debido a la situación del país. Antes de atender a bertonistas arrepentidos, prefiere buscar inversiones para contrarrestar otro de los problemas que le dejan: Tierra del Fuego es la provincia con mayor desocupación de la Patagonia, superando el 10%.

Fuente: Minutodecierre.com

Comentarios
Compartir