De terror: Personas se cosen la lengua para bajar de peso

20

Esto parece sacado de una película de terror. Los cirujanos abren la boca y cosen un parche en la parte superior de la lengua. ¿Por qué? Porque cuando tratas de comer alimentos sólidos, el parche irrita la lengua y hace que sea tan doloroso que no quieras comer alimentos sólidos y volver a consumir solo líquidos.

¿Quizá nos hayamos vuelto locos con la idea de lucir un cuerpo delgado en verano? Puede ser. Sin embargo, esto no es nuevo. En enero, La Vanguardia informaba de que el periodista Sergio Alis estaba probando este método, como mostró en el programa ‘Sálvame’, como un método drástico para adelgazar. Sus motivos: depresión, problemas sentimentales, adicciones…todo ello le había hecho engordar.

Esta «forma de dieta» de coserse la lengua fue ideada por Chugay, un cirujano plástico de Beverly Hills, en 2009. Chugay introdujo la dieta del parche en la lengua como una alternativa a los métodos invasivos de pérdida de peso, como el bypass gástrico o la cirugía Lapband. Este método llegó incluso a tener cierto éxito en Venezuela. A partir de 2014, Chugay es el único cirujano en los Estados Unidos que ofrece este tratamiento y no ha sido aprobado por la FDA, como era de esperar, por otra parte.

La malla o parche se coloca en la lengua durante alrededor 30 y 60 días para intentar lograr bajar de peso en tiempo récord. Después de este período, el parche se retira porque el material se degrada a lo largo del tiempo.

Volvemos a los problemas de siempre, a que la gente lo quiere todo para antes de ayer, y que no es capaz de cambiar de una vez sus hábitos alimenticios y abrazar un estilo de vida saludable, y por ello lo fían todo o bien a este tipo de métodos o a una dieta milagro, que lo único que provocará es un efecto rebote a largo plazo que hará que recuperemos los kilos. Por no hablar de las deficiencias de vitaminas y minerales que sufrirá la persona que experimente, además de parche, el dolor que supone.

Desde Deporte y Vida, os recomendamos apartaros de este tipo de locuras, y en caso de que no logréis una pérdida de peso satisfactoria por vuestra propia cuenta, acudir a un nutricionista para que os ayude.

Comentarios
Compartir