Cómo es vivir a -71°C en la ciudad más fría de todo el mundo

12

Por más de que en la Patagonia se registren gélidas temperaturas que descienden hasta, por poner un ejemplo, los 5 grados centígrados bajo cero, la ciudad más fría del mundo no queda en el sur de la República Argentina. Tampoco en la Antártida, donde se han notificado heladas similares a los -30 °C. Por el contrario, el territorio más frío, sumamente frío, de todo el planeta Tierra se ubica cruzando el continente.

A casi 4.375 kilómetros de la ciudad de Moscú (capital de Rusia), se encuentra la República de Sajá, una región geográfica de Siberia oriental cuya capital es Yakutsk, la ciudad más fría del mundo. «La temperatura más fría registrada fue de -71 °C. Lo normal es entre -50, -55 y -60 °C en algunos pueblos», relató Maria Solko, en exclusiva a Telenueve digital.

Maria tiene 29 años y vivió toda su vida en Yakutsk. Allí se crió, creció, se casó y tuvo dos hijos de corta edad. Ella es extrovertida, alegre, simpática, curiosa, disciplinada, proactiva y emprendedora. Trabaja como maestra enseñando inglés a los chicos y chicas de la región, pero este no es su primer idioma sino el tercero, porque la lengua materna de allí es el yakuto. Como segundo, en los colegios aprenden ruso. Entonces, se puede decir que ella es políglota.

Cómo salir a la calle en Yakutsk y no morir en el intento

Esta temporada invernal, en la Argentina se registraron temperaturas muy bajas y el frío realmente se hizo sentir en todo el país. No obstante, en el mundo existen territorios donde el frío predomina la mayor parte del año y, en muchos casos, se impone tanto que los estilos de vida se deben adaptar a temperaturas y precipitaciones extremas e, incluso, peligrosas para la salud.

En Yakutsk, la ciudad conocida por ser la más fría del planeta, vivir es todo un desafío. De igual forma, sus ciudadanos están tan adaptados y acostumbrados, que el frío no los detiene para hacer sus actividades y compromisos diarios. Solo dependerá de cómo se vistan para salir y enfrentar la blanca y helada adversidad. «Este tipo de clima es peligroso si no tenés suficiente ropa», resaltó Maria, quien fue contactada por el equipo de Telenueve digital para este reportaje exclusivo.

Asimismo, ella explicó que, para ir afuera, es importantísimo qué ropa uses y con cuántas capas te cubras. Ahí estará la diferencia entre estar protegido o poner en riesgo la salud. «Normalmente, uso tres o cuatro capas de ropa. En invierno, cuando necesito salir, la primera es una camiseta, luego un suéter y un pantalón. Ya por la tercera, la campera de exterior y los pantalones de nieve. También, gorro, guantes, botas de piel con dos pares de medias», destacó ella.

La base de la alimentación en Yakutsk es alta en calorías para nutrir y calentar el cuerpo durante las heladas. Predomina la carne, los lácteos, los huevos y todo tipo de panificados. «Uno de mis platos favoritos son los waffles con crema batida y mermelada de frutilla», comentó Maria, sobre uno de los postres más ricos que disfruta preparar.

En cuanto a las frutas y verduras, unas pocas logran ser cosechadas durante la temporada de verano. El resto, que no son originarias de la región, son de importación. «Nuestras frutillas son muy pequeñas, crecen en el bosque y de ahí las recolectamos, pero solo en verano. Con lo que juntamos hacemos la mermelada y la guardamos para el invierno», describió y agregó: «Cuando hace mucho frío, es agradable comer esta mermelada y recordar el caluroso verano».

Comentarios
Compartir