Casi un tercio del ajuste de Javier Milei recayó en los jubilados y pensionados

14

Los recortes a las jubilaciones y pensiones contributivas explicaron el 31% del ajuste que viene llevando adelante el gobierno, perjudicando con mayor fuerza al grupo etario que -según el presidente- «menos pobres tiene en la Argentina«.

El Palacio de Hacienda publicó los datos del Sector Público Nacional (SPN) correspondientes a mayo, que dieron cuenta de un superávit financiero extraordinario de 1,18 billones de pesos y uno primario de 2,2 billones.

El Gobierno de Javier Milei alcanza este resultado a partir de un brutal ajuste del gasto público, al que se suma en este caso una recaudación inusual del Impuesto a las Ganancias de las empresas, relacionado con la devaluación que el libertario impulsó en diciembre del año pasado.

Según el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), los principales perjudicados de la motosierra fueron los jubilados, que en lo que va de 2024 sufrieron una reducción de 4,56 billones en las partidas destinadas a jubilaciones y pensiones, lo que representa un tercio del total de ajuste.

Asimismo, el informe remarca que «en el acumulado del año el gasto público nacional pagado bajó 14,4 billones en pesos constantes de mayo respecto de 2023″, y remarca la importancia de «analizar la distribución del recorte del gasto público”.

Ajuste a los jubilados

En detalle, «se aprecia que las jubilaciones y pensiones soportaron el 31% de la reducción total» y «su participación disminuyó 4 puntos respecto al mes anterior«, señala el informe. Entre tanto, la inversión real directa explicó el 16%, las transferencias a provincias el 14%, subsidios a la energía el 10% y salarios el 7%.

Cabe destacar que en el país hay un total de 6,8 millones de jubilados y pensionados con beneficios contributivos, por lo que al dividir el ajuste entre los beneficiarios se puede observar que cada uno de los jubilados aportó alrededor de 653.000 pesos al superávit fiscal.

Entre tanto, el objetivo del gobierno es que el sistema jubilatorio se reduzca al 7,14% del Producto Bruto Interno (PBI), mientras que el proyecto alternativo impulsado por la oposición -y que tiene media sanción en Diputados- pretende que éste sea del 7,57% del PBI.

En febrero, Javier Milei había justificado el ajuste asegurando que «el problema es que todos los argentinos se empobrecieron» y pero aseguraba que «el segmento etario que menos pobres tiene son los jubilados«.

Lo cierto es que tanto consultores privados como el Fondo Monetario Internacional (FMI) vienen planteando dudas sobre el sostenimiento de este tipo de ajuste. El FMI, por ejemplo, llamó al Gobierno a mejorar «la calidad, durabilidad y perdurabilidad» de su programa económico en el «Staff Report» de la última revisión del acuerdo con Argentina.

Por lo pronto, el informe del IARAF apunta que “de un déficit fiscal acumulado de 1,3% del PBI a mayo de 2023, se pasó a un superávit de 0,4% del PBI a mayo de 2024”, y “la magnitud relativa del cambio fiscal registrado, básicamente vía reducción del gasto, es de 1,7 puntos porcentuales del PBI”.

«En los primeros 5 meses del año, 15 de los 16 gastos nacionales bajaron interanualmente en términos reales. La excepción fue el gasto en Asignaciones Universales (AUH) para la protección social (11,5%)», agrega.

Entre las principales caídas también se encuentran las transferencias de capital a provincias (-98,1%), inversión real directa (-77,7%) y Transferencias corrientes a las provincias (-75,3%).

Comentarios
Compartir