Carne cultivada, futuro alimenticio

16

Si bien en Singapur e Israel ya se abrieron las primeras plantas de producción de carne de cultivo, así como la venta al público de carne de pollo de la compañía estadunidense Eat Just, en México podrá elaborarse en unos años y vender este nuevo alimento resultado del cultivo de carne (in vitro).

De acuerdo con un análisis de McKinsey, para 2030 la carne cultivada puede proporcionar hasta la mitad del 1 por ciento del suministro mundial de carne, con implicaciones para múltiples sectores, ya que a pesar de que esto suena a ciencia ficción, se debe considerar que hace apenas una década, la carne cultivada era el sueño futurista de un puñado de científicos académicos que ya lograron hacerlo real.

La carne in vitro se formula mediante un proceso que no depende de la cría de animales para obtener carne, sino que se realiza tomando pequeñas muestras de células animales y cultivándolas en un ambiente controlado, por medio de la manipulación celular y técnicas de modelado, y así los científicos pueden hacer pechuga de pollo o carne de res.

Si bien el proceso para producir grandes cantidades de este alimento es aún muy complejo, en México puede llegar esta tecnología en los próximos años, aunque no para sustituir completamente el mercado, porque el consumo per cápita en el país de pollo es de 34.2 kilogramos, con una producción de 3 millones 476 mil 622 toneladas; mientras que el consumo de bovino es de 15.1 kilogramos per cápita con una producción de 2 millones 27 mil 634 toneladas.

Comentarios
Compartir