Brasil: la deforestación en la Amazonía brasileña crece un 30% en un año

18

La deforestación en la Amazonía Legal brasileña creció un 30% entre agosto de 2018 y julio de 2019 respecto al mismo periodo del año anterior, según datos divulgados por sistema Prodes del Instituto de Investigaciones Espaciales (INPE), vinculado al ministerio de Ciencia y Tecnología del Gobierno de Brasil.

El aumento de casi el 30% de deforestación supuso la destrucción de 9.762 kilómetros cuadrados de selva, frente a los 7.536 kilómetros cuadrados que se perdieron entre agosto de 2017 y julio de 2018.

Los datos fueron presentados en rueda de prensa por el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, y el ministro de Ciencia y Tecnología, Marcos Pontes.

El Prodes (Proyecto de Monitoreamiento de Deforestación de la Amazonía Legal por Satélite) está considerado el mecanismo más preciso para medir tasas anuales de deforestación.

La Amazonía Legal es un concepto creado por el Gobierno brasileño para identificar la región amazónica: está compuesta por nueve estados (ocho de ellos en su totalidad y una parte del estado de Maranhão) y es la zona que normalmente se usa como referencia para medir tasas de deforestación.
El otro sistema con el que cuenta el INPE, el Sistema de Detección de Deforestación en Tiempo Real (DETER), ofrece datos mensuales, y ya venía apuntando una tendencia al alza.

El estado de Pará (norte) fue el líder en deforestación; con 3.862 kilómetros cuadrados de área deforestada aportó el 39,56% de toda la selva destruida.

Le siguen los estaos de Mato Grosso, Amazonas y Rondônia (todos en la región norte); cada uno de ellos destruyó más de 1.000 kilómetros cuadrados de bosque tropical.

El ministro de Medio Ambiente atribuyó los datos a actividades económicas ilegales y aseguró que es necesaria una alternativa de economía sostenible para la región amazónica para que sus habitantes no se vean abocados a la tala ilegal.
«El motivo del aumento [de la deforestación] son los conocidos desde 2012: la presión de las actividades económicas, la mayoría ilegales; necesitamos estrategias para contener eso», dijo en la rueda de prensa, retransmitida a través de las redes sociales.

La deforestación de la Amazonía brasileña alcanzó su récord en el año 2004 (27.772 kilómetros cuadrados), pero desde entonces empezó a descender con fuerza, hasta llegar al mínimo histórico en 2012, cuando se perdieron 4.571 kilómetros cuadrados.

Desde entonces, la tendencia volvió a ser creciente, aunque desde principios de los años 2000 no había un crecimiento tan rápido y tan acentuado.

Comentarios
Compartir