Bitcoin versus Ethereum: ¿Quién domina esta batalla cripto

9

Este año, una obra NFT fue vendida por casi US$ 70 millones. En este nuevo mercado, se comercializan obras digitales únicas, imposibles de falsificar. Artistas, empresas y hasta clubes de fútbol supieron ver el negocio detrás y ya se encuentran produciendo sus propias piezas

el mundo, hay muchas cosas que por su apariencia casi idéntica parecen estar destinadas a ser confundidas. Es el caso por ejemplo de la lima y el limón. Ambos forman parte de la misma familia de los cítricos y son bastante similares aunque entre sí son muy distintos. En la mayoría de los casos, sus diferencias radican en aquello que no se ve: su aroma, su sabor y su textura. Algo similar sucede en el mundo de las criptomonedas. Bitcoin, Ether, Tether… Solemos meter a todas en la misma bolsa, pensamos que funcionan bajo una única lógica y que si una triunfa -o por el contrario, fracasa- a todas les sucederá lo mismo. 

Un análisis pormenorizado permite romper con ese sentido común que opera y ver que, detrás de una igualdad aparente, radica un sinfín de diferencias que las enfrentan. En esta ocasión, tomemos de referencia las dos criptomonedas más importantes del mercado o al menos las más reconocidas por estas latitudes. Bitcoin y Ether. ¿Qué tienen para decirnos los dos grandes desarrollos que parecen haber venido a revolucionar el mercado financiero? 

Si hacemos un análisis cronológico, podríamos decir que el Bitcoin es el hermano mayor del Ether. Mientras que la primera fue creada por Satoshi Nakamoto en 2008 e implicó la creación del mercado cripto, Ethereum vino en 2015 a revolucionar lo conocido hasta ese momento al ser la primera blockchain programable. 

Entonces, cuando hablamos de Ethereum nos referimos a un protocolo, una plataforma, un lenguaje de programación cuya criptomoneda principal es el Ether. Y es aquí donde radica una de sus principales diferencias: mientras que Bitcoin tiene un lenguaje de programación muy limitado que solo le permite operar su propia criptomoneda, Ethereum busca convertirse en un soporte más amplio en donde puedan desarrollarse diferentes aplicaciones descentralizadas y transacciones que exceden al mundo de las cripto. Entonces, si Bitcoin permite transaccionar unidades monetarias entre dos personas sin la regulación de una entidad central, Ethereum posibilita intercambiar cualquier cosa que sea programable sin la necesidad de que exista una autoridad que lo regule. 

Comentarios
Compartir