Argentina diseña junto a Finlandia un nuevo buque polar

28

El proyecto busca dotar a la Armada Argentina de un buque de gran capacidad de transporte de cargas y combustibles que pueda navegar en aguas antárticas con presencia de hielo.

El Gobierno argentino aprobó este martes los fondos para que el astillero estatal Tandanor avance, junto a la consultora finlandesa Aker Arctic, en el diseño y la construcción de un nuevo buque polar que complemente al rompehielos «Almirante Irízar» en el abastecimiento de las trece bases antárticas argentinas.

El proyecto, que había comenzado en 2014 y fue suspendido durante el gobierno anterior, busca dotar a la Armada Argentina de un buque de gran capacidad de transporte de cargas y combustibles que pueda navegar en aguas antárticas con presencia de hielo y complementar al rompehielos «Almirante Irízar» que durante su reconstrucción y modernización en Tandanor fue concebido como un buque multipropósito con nuevas capacidades científicas que son la base del observatorio oceanográfico presentado la semana pasada.

El presidente de Tandanor, el ingeniero Miguel Tudino, afirmó este martes en diálogo con Télam que «con Aker Arctic acordamos ahora la ejecución de la ingeniería básica que se va a realizar en forma conjunta, gran parte va a estar a cargo de la consultora finlandesa que es responsable del diseño de cerca del 85% de los buques polares que existen, pero vamos a trabajar en un equipo integrado con una oficina técnica propia de Tandanor que va a trabajar sobre los aspectos eléctricos y electrónicos del proyecto».

«Estimamos que la ingeniería básica va a llevar unos catorce meses pero en simultáneo vamos a avanzar en la ingeniería de detalle pensando en que todo el buque se va a construir en nuestro astillero; todo este proceso puede extenderse unos quince meses hacia adelante en total, y luego en la medida que se acrediten los fondos podríamos avanzar con la construcción que tiene un plazo previsto de unos cinco años», señaló.

Tudino sostuvo que el rompehielos Almirante Irízar «es un emblema de Tandanor porque con su reconstrucción y modernización nos recibimos de astillero, y con sus laboratorios es ahora un buque multipropósito, este nuevo buque polar va a darle a la Argentina la capacidad de abastecer las bases antárticas con mucha mayor eficacia».

En ese sentido el funcionario comentó que «actualmente Tandanor está terminado la construcción de un pontón de aluminio propulsado por dos motores fuera de borda que permita descargar contenedores marítimos desde el rompehielos, probablemente esté listo este mes y alguno de los buques auxiliares de la campaña antártica se lo pueda acercar al rompehielos para que comience a utilizarlo».

Instituciones que participan del proyecto
«Para este proyecto están convocadas a participar la Universidad de Buenos Aires (UBA), la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), la Universidad Nacional de la Defensa (Undef), la Universidad Nacional de Quilmes (Unqui) y el Instituto Tecnológico Buenos Aires (ITBA) para que surjan de ellas diez estudiantes de los cuáles al menos tres puedan viajar a Finlandia para acompañar el proceso de diseño, estudiar allí y luego regresar y sumarse al astillero para la construcción del buque», destacó.

Detalles del proyecto
El proyecto concebido en 2014 prevé el diseño y construcción de un buque de transporte polar con una tipificación de refuerzo de hielo según la Asociación Internacional de Sociedades de Clasificación de Buques de » Polar Class 4″ (PC4) que le permitiría operar libremente en el Norte de la Península Antártica con posibilidad de acceder hasta la Base Belgrano II, al sudeste del mar de Weddell y a unos 1.300 kilómetros del Polo Sur, ante la eventualidad de reemplazar al rompehielos «Almirante Irízar».

Este nuevo buque podría articular todo el sistema logístico antártico, incluyendo la Base Integrada Ushuaia y la Base Conjunta Petrel; tendría una eslora (largo) de 131,5 metros, una manga (ancho) de 23,6 metros, un calado de 8 metros, y podría navegar en aguas libres a una velocidad de hasta 16 nudos mientras que en aguas con hielos de hasta un metro de espesor podría movilizarse a 2 nudos.

Comentarios
Compartir