BERTONE Y CATALAN NO LE HICIERON CASO A CRISTINA Y ASISTIERON AL JURAMENTO DE MACRI

122

BERTONE Y CATALAN NO LE HICIERON CASO A CRISTINA  Y ASISTIERON AL JURAMENTO DE MACRI

Varios Gobernadores del “FPV” desafiaron a cristina y fueron a la jura de Macri,entre ellos asistieron: Urtubey, Insfrán, Scioli, Manzur y Bertone aplaudieron a Macri. Y varios mandaron sus diputados.

La orden de Cristina Kirchner para vaciar la asamblea Legislativa cristalizó las diferencias en el peronismo, hubo gobernadores que enviaron a sus legisladores y otros que fueron ellos mismos a aplaudir la jura de Mauricio Macri como presidente de la Nación.

Muchos no pudieron asistir porque debían jurar en sus provincias, pero hubo quienes acomodaron la agenda para ir y dejar en claro que no serán arrastrados por los caprichos de Cristina Kirchner.

Fue el caso de Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Gildo Insfrán (Formosa), Juan Manzur (Tucumán) y Juan Manuel Urtubey (Salta), ubicados en una de las plateas laterales al estrado principal.

Además de Daniel Scioli, quien un rato antes le había entregado el bastón de mando en al provincia a María Eugenia Vidal. No así su ex ministra y diputada, Cristina Álvarez Rodríguez; y Diego Bossio, quien trabajó cerca de los gobernadores en el Instituto Gestar, liderado por el gobernador saliente de San Juan, José Luis Gioja, otro de los ausentes.

La presencia de Insfrán no es menor, porque Formosa, Chaco y Entre Ríos, fueron las únicas provincias gobernadas por peronistas sin legisladores sentados.

A diferencia de Insfrán, Domingo Peppo (Chaco) y Gustavo Bordet (Entre Ríos), dejaron claro que siguen siendo cristinistas a cara pintada, tal vez por inercia de sus antecesores, Jorge Capitanich y Sergio Urribarri.

Urtubey cumplió su promesa de apartarse de la ex presidente. Desde temprano, ocuparon sus bancas los diputados Pablo Kosiner, Javier David y Eva Isa; y los senadores Rodolfo Urtubey (hermano del gobernador) y María Fiore de Viñuales.

A dos semanas de retirar a sus diputados de una sesión, el gobernador saliente de La Rioja, Luis Beder Herrera, fue otro de los peronistas presentes en la jura de Macri.

Juan Manzur, elogiado ayer por Cristina por su gestión como ministro de Salud, le dio a su ex jefa la segunda cachetada en dos días: fue a la jura como gobernador de Tucumán y su antecesor y ahora José Alperovich, asistió junto a su coterránea compañera de bloque, Beatriz Mirkin.

Alperovich reemplazará en el Senado a Sergio Mansilla, quien ayer se ausentó y le impidió al kirchnerismo alcanzar el quórum. Todo tiene que ver con todo en épocas de transición.

Sin quórum, Miguel Pichetto anunció que el bloque oficialista tendrá libertad de acción, pero él prefirió una vez más obedecer a Cristina y no fue.

Además de los tucumanos, varios de sus pares se ubicaron temprano en el sector del hemiciclo del Frente para la Victoria, más desolado que nunca.

Los primeros en llegar fueron el santafesino Omar Perotti y el correntino Carlos Mauricio Espínola, acompañado de su coterráneo y diputado Oscar Macías.

Sin peronistas al mando de sus provincias, integran lo que en el Congreso ya denominan “la liga de los sin tierra”, para diferenciarlos tanto de los gobernadores como de La Cámpora. La rebelión de ayer permitió ver dónde está cada uno.

Sorprendió María Laura Leguizamón, senadora por Buenos Aires sólo por su amistad con Cristina Kirchner, con quien compartió la Cámara de Diputados.

Muchos recordaron que hace dos décadas fue pareja del flamante presidente de esa cámara, Emilio Monzó.

También es amiga de Cristina la gobernadora Bertone, quien además de mostrarse logró que participara de la asamblea legislativa el senador Julio Catalán Magni, su rival en la interna fueguina,.

No estuvo Lucía Corpacci, gobernadora de Catamarca, pero sí el senador por esa provincia Dalmacio Mera. Tampoco Maurice Closs, gobernador saliente y diputado por Misiones, que según Héctor Recalde ayer le comunicó que acompañaría la decisión del bloque FpV y no viajaría a Buenos Aires.

Claro que no le avisó que si estaría Sandra Giménez, su ex vicegobernadora y senadora nacional. No fue su otro senador, Salvador Cabral, quien tampoco estuvo ayer en la sesión pedida por Cristina y ayudó a frustrar el quórum. Más no le puede pedir Macri.

El otro senador misionero es Juan Irrazabal, referenciado en el PJ y presente en la jura. Pero nadie dejó su marca registrada tanto como Gerardo Zamora, senador por el Frente Cívico de Santiago y jefe político de su provincia.

Minutos antes del inicio de la sesión, apareció junto a los legisladores de su provincia, entre ellos la diputada Norma Abdala de Matarazzo, vicepresidenta de la Cámara de Diputados hasta ayer.

Los gobernadores peronistas alejados hace tiempo del kirchnerismo aprovecharon para marcar que nada cambió. Gustavo Fernández Mendía asistió como diputado de La Pampa y cercano al gobernador Carlos Verna.

El cordobés Juan Schiaretti, que no fue porque debía jurar en su provincia, fue representado por sus diputados.

También Mario Das Neves, otra vez al mando de Chubut: entre los senadores estaba Mario País, diputado kirchnerista hasta hace una semana y ahora en el bloque del PJ de la Cámara alta. Que tuvo libertad de acción.

Comentarios