¿Uñas de acrílico o de gel?

Las uñas acrílicas y de gel son lo último en ‘manicure’.

230

Hoy, la ‘manicure’ es un paso infaltable en nuestra rutina de belleza. Y si quieres lucir unas manos perfectas y con mucho estilo, las uñas acrílicas y de gel son buenas opciones. Si aún no las conoces, te contamos todo sobre cada una, sus pros y contras.

Uñas a medida

Si tus uñas suelen romperse o te gustaría alargarlas, las artificiales podrían ayudarte. De acrílico o de gel, se colocan sobre la punta de tu uña, o bien en su totalidad, para darles la forma deseada.

Parecidas, pero no tanto

Aunque se apliquen de la misma manera, las uñas de gel y de acrílico son productos distintos.

Para obtener el acrílico, se combina una mezcla de polvos con un líquido, y las uñas deben secarse solas.

En el caso del gel, el producto viene en un frasco y su consistencia es parecida a una goma. Para secarlas, se requiere de una lámpara con rayos UV o luz roja.

¿Cuáles me convienen?

Antes de elegir, checa los pros y contras que comparte Amber.

Acrílicas

Si amas pintarte las uñas y decorarlas, son ideales. De tipo ‘matte’, puedes hacerles el ‘nail art’ que prefieras. Además, ¡olvídate de estar pendiente de tus manos! Estas uñas son muy resistentes y duran un promedio de 2 semanas.

Aviso: antes de aplicarte el acrílico precisas ponerte un ‘primer’ de base ácida, que a la larga dañará tus uñas naturales. Además, el olor durante el proceso de colocación es muy fuerte y las uñas de acrílico, luego de un tiempo, se tornan amarillas.

De gel

De aspecto más natural, durante su colocación casi no hay olor. ¿Lo mejor? Las uñas de gel no se tornan amarillas, duran alrededor de 3 semanas y el daño a la uña natural es bajo.

Por otro lado, la fórmula de gel viene en colores específicos, por lo que no tienes tantas opciones. Y aunque son más flexibles que las de acrílico, también son menos resistentes. Por último, quienes cuidan su bolsillo, deben saber que las uñas gelificadas son más caras.

¿Y para removerlas?

La experta entrevistada nos indicó los pasos necesarios para hacerlo, pues se necesita algo más que algodón y acetona.

Uñas acrílicas

Sumérgelas en acetona varias veces durante unos minutos.

Entre cada inmersión, con un palillo para empujar cutículas, levántalas desde la cutícula.

Poco a poco, despega la uña por completo.

Uñas de gel

Límalas hasta que queden los más finas posibles, sin tocar tu uña natural.

Sumérgelas en acetona durante al menos 15 minutos.

Desprende el gel.

Comentarios
Compartir