Sin filas ni mediaciones: ¿cómo funcionan los nuevos bancos digitales?

Muchos emprendedores extranjeros lanzaron en los últimos años casos de éxito para gestionar las propias finanzas de manera fácil, ahorrando tiempo y evitando colas tediosas; su llegada a la Argentina pareciera ser inminente

33

¿Se imaginan una vida sin bancos físicos? ¿Una ciudad que no necesite cajeros automáticos, y que nos permita ahorrar las largas esperas y esquivar las infinitas filas? En muchos países comenzaron a aplicarse casos de éxito que permiten a sus clientes gestionar sus propias finanzas sin intermediarios. El objetivo, según describen, es transparentar y facilitar el manejo del dinero de las personas y permitirles, al mismo tiempo, un importante ahorro de tiempo.

Los bancos solían tener sus propios puntos de contacto con los clientes, pero la generalización de los dispositivos móviles cambió radicalmente la ecuación. Apoyados en la tecnología, esta nueva era de bancos digitales ya cuenta con ejemplos en Estados Unidos y Europa. En la Argentina, si bien no se desarrolló ningún caso hasta el momento, ya suenan rumores sobre el desembarco de un emprendimiento que cubra este espacio vacío.

¿Cómo funcionan?

El campo de batalla donde se disputan los clientes ya no son las sucursales, sino el mundo virtual. Las grandes empresas tecnológicas como Google, Apple, Amazon o Facebook comienzan a ofrecer servicios financieros, principalmente relacionados con los medios de pago, que conducen a un inevitable proceso de desintermediación financiera en el que las entidades ya no tienen la exclusividad del negocio.

Al mismo tiempo, cada año aumenta el número de clientes que realizan todas sus operatorias bancarias de manera online. Inspirados en este cambio, inversores se animaron en Estados Unidos y Europa a crear bancos que ya no cuentan con casas matrices ni sucursales a las que ir a pagar las cuentas o pedir créditos hipotecarios.

El objetivo es facilitar y volver amigable la forma en la que operan actualmente los bancos comerciales. El público joven suelen estar abierto a estas innovaciones y son más reacios a pérdidas de tiempo en filas de bancos, por lo que se espera que en los próximos años este negocio se convierta en un imán de clientes nuevos.

¿Te animarías a usar este servicio?

Comentarios
Compartir