Presionada por Macri la presidenta de Aerolíneas Argentinas implementara ajustes

Lo admitió a empresarios y también a los sindicatos. Dice que tiene fondos para dos meses.

87

La presidenta de Aerolíneas Argentinas, Isela Costantini, abandonó su idea del “gradualismo” y reconoció que pondrá en marcha un ajuste en la compañía presionada por el recorte de los subsidios del Gobierno nacional, mientras los gremios del sector ya se preparan para posibles conflictos.

Mario Quintana, decidió reducir los fondos para Aerolíneas de 420 millones de dólares acordados a principios de año a 260 millones de dólares.
Mario Quintana, decidió reducir los fondos para Aerolíneas de 420 millones de dólares acordados a principios de año a 260 millones de dólares.

El Gobierno, a través del vicejefe de gabinete, Mario Quintana, decidió reducir los fondos para Aerolíneas de 420 millones de dólares acordados a principios de año a 260 millones de dólares. Un cuarto de los mil millones que había solicitado Isela al asumir. El agravante es que más de la mitad de esos fondos ya fueron utilizados en el primer cuatrimestre.

Ante este panorama, Costantini abandonó su idea de no hacer un ajuste fuerte y el lunes pasado le comunicó a los representantes de la Federación Argentina de Personal Aeronáutico (FAPA), que agrupa a cuatro sindicatos aéreos, que la Casa Rosada le cortó el envío de fondos y que no tiene otra opción que empezar a recortar los gastos. Antes, había mandado una carta a todo el personal en tono casi dramático.

Ayer, Isela también admitió ante empresarios que deberá empezar a ajustar y trató de trasmitir tranquilidad. “Dentro de una empresa, es natural que llegue alguien que es el jefe de tu jefe y diga que te vas a tener que ajustar. Uno dice okey, me voy a ajustar y no lo toma en pánico, diciendo no sabemos dónde ir, qué vamos a hacer”, afirmó en un almuerzo de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE).

“Uno dice tengo que poner un plan de acción y un equipo que va a trabajar para llegar a esos niveles de presupuesto”, continuó Costantini, de acuerdo a lo informado por Clarín. “Hoy no es el tiempo de los subsidios, es el tiempo del mercado, de la transformación. Hay que subir a un elefante arriba de la patineta y empujarla”, agregó.

En la reunión con la FAPA, la titular de la línea aérea estatal también había reconocido que desde la Rosada se está alentando el ingreso de al menos otras dos líneas de bajo costo: Avianca y Ryanair. El desembarco de la chilena Sky Airline ya genera desventajas para Aerolíneas en algunas rutas, como adelantó LPO. Lo extraño de esta decisión es que mientras el Gobierno presiona a Isela para que ajuste y reduzca el déficit de la compañía, le complica el único segmento del mercado donde es rentable.

Pero el dato más alarmante que expresó la ex General Motors en la reunión con los sindicatos es que con los gastos que actualmente tiene la compañía y el recorte ordenado por Quintana, sólo tiene fondos para dos meses. Es decir que el segundo semestre es un misterio en las condiciones actuales.

Aerolineas tiene fondos solo para dos meses.
Aerolíneas tiene fondos solo para dos meses.

Para los gremios no es un dato menor ya que en el segundo semestre deben negociar la paritaria, más precisamente en agosto. Es por eso que los representantes ya empezaron con algunas reuniones informales para analizar la situación. Por lo pronto, en la Fapa no piensan en resignar salarios y analizan pedir un piso del 40% cuando empiecen las negociaciones.

Ayer, ante los ejecutivos, Costantini defendió el papel de los gremios, con lo que todavía tiene una relación cordial, pese a que los sindicalistas siempre estuvieron en alerta. “En el sector empresario falta asimilar que los gremios existen y van a seguir existiendo. Por eso deben ser una parte clave y no sentirse menospreciados. Tienen mucho para aportar”, dijo, según informó La Nación.

Lo cierto es que de a poco el recorte en Aerolíneas empieza a ser más evidente. A principios de año, la compañía cortó los vuelos a Brasilia y redujo los de la denominada ruta petrolera. Ahora, se anunció que el 31 de julio dejará de volar a La Habana. Los vuelos internacionales son los que más golpean a las finanzas de Aerolíneas: en 2015, perdió 70 millones de dólares por volar a Europa y 119 por las rutas a EEUU.

En tanto, este mediodía habrá una reunión de directorio en el Aeroparque metropolitano y se analizará el recorte de fondos nacionales y algunas medidas para hacerle frente. Entre los puntos a debatir, se encuentra la devolución de dos aviones (Boeing 737-700 matrículas LV-CPH y LV-CMK) y otros B737-700 en leasing con ILFC. También considerarán la reducción de costos en el servicio de seguridad en Aeroparque y Ezeiza.

Fuente: LPO

Comentarios