Polémica: Llegará a las farmacias un medicamento para la interrupción legal del embarazo

Se trata del Misop 200, aprobado por la ANMAT. Cuenta con una droga específicamente para interrumpir la gestación. Oposición de grupos anti aborto.

8

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología (ANMAT) autorizó a través de la disposición 946-12-10-2018 la venta en farmacias, bajo receta archivada, de una droga que por primera vez servirá para la interrupción del embarazo en los casos que contempla la ley. La información fue confirmada a Clarín desde la Secretaría de Salud de la Nación. El laboratorio que fabrica el medicamento prevé que “estará disponible en los comercios antes de fin de año”.

Hasta ahora esta droga se distribuía sólo en hospitales, pero ahora los ginecólogos la podrán recetar a sus pacientes en el consultorio cuando consideren que la mujer está bajo alguna de las circunstancias que prevé la Interrupción Legal del Embarazo (ILE).

“Que la ANMAT haya aprobado un medicamento con una sola droga para interrumpir el embarazo es una noticia enorme que hay que celebrar porque, de alguna manera, la mujer recupera su dignidad“, afirmó Mario Sebastiani, ginecólogo del Hospital Italiano y docente, sobre la llegada a los hospitales del Misop 200. El producto del Laboratorio Domínguez se podrá utilizar entre otras cosas para poner fin a los abortos permitidos. 

La interrupción del embarazo está autorizada sólo cuando representa un peligro para la vida de la mujer y este peligro no puede ser evitado por otros medios; si el embarazo representa un peligro para la salud de la mujer (entendida la salud como el bienestar físico, mental-emocional y social) y si el embarazo proviene de una violación.

Hay dos aspectos fundamentales en torno al flamante medicamento. Por un lado, el lanzamiento del Misop 200, “que cuenta con la dosis justa para producir la interrupción, con comprimidos específicamente ranurados para ingresarlos por la vagina. Por otro, será un producto que “se venderá dentro de una figura legal, con la receta de un médico queexpondrá los motivos por los cuales el paciente debe recurrir a esa medicación”, expresa Sebastiani.

Hasta hoy el misoprostol se conseguía en las farmacias a través de un medicamento llamado comercialmente Oxaprost (Laboratorios Beta), que venía combinado con otra droga, diclofenac, que no estaba autorizado con fines ginecológicos.

Comentarios
Compartir